«La rehabilitación del Teatro Lope de Vega va a ser una de las operaciones más importantes para los próximos años en Valladolid. Un proyecto muy especial porque con esta dotación serán siete los teatros abiertos en la ciudad». El alcalde, Óscar Puente, ha presentado con esta declaración el proyecto de recuperación del teatro más antiguo del municipio junto al concejal de Planeamiento Urbanístico y Vivienda, Manuel Saravia, y el arquitecto, Óscar Ares

Devolver al teatro Lope de Vega el protagonismo en la vida cultural de Valladolid no sólo es una cuestión de rehabilitación material de las permanencias. Se llevarán a cabo intervenciones de diversa índole que permitirán su uso y acogida popular acordes a las necesidades técnicas y sociales actuales, adecuando sus espacios al concepto de polifuncionalidad y flexibilidad. Y con criterios de sostenibilidad.

El concejal de Planeamiento Urbanístico y Vivienda, Manuel Saravia, ha subrayado que el Equipo de Gobierno siempre ha tenido «una actitud decidida para la rehabilitación», frenando las propuestas de cambio de uso en 2015, manteniendo reuniones con los propietarios e incluso proponiendo a la Junta de Castilla y León su declaración como Bien de Interés Cultural.

Finalmente, en febrero de 2020 el Ayuntamiento de Valladolid llegó al acuerdo con los propietarios, Unicaja Banco, para la adquisición del inmueble mediante de una permuta con una parcela municipal, con un valor próximo a los 2 millones de euros. En consecuencia, se ha desarrollado el estudio de conservación con actuaciones inmediatas, después de realizar un estudio sobre la estructura. El pasado miércoles se aprobó en Junta de Gobierno la adjudicación a la UTE Paredes Pedrosa Arquitectos SLP y Contextos de Arquitectura y Urbanismo SLU por 242.669 euros (Iva incluido) del contrato de servicios de redacción del proyecto básico y de ejecución y dirección facultativa de las obras de consolidación estructural y rehabilitación.

Tres espacios en el Lope de Vega

La actuación se basa en tres edificios que funcionen simultáneamente o de manera autónoma. Cada uno de ellos dispondrá de un espacio polivalente para el desarrollo de artes escénicas o eventos. De ahí la propuesta de «Espacios Lope de Vega», que se desarrollaría en «tres edificios en uno».

-Gran Sala: primer y principal espacio existente, el cual será restaurado y será dotado de una gran versatilidad y flexibilidad.

-Edificio de acceso María de Molina: albergará en su planta primera (antes

ocupada por oficinas) otro espacio polivalente, con grada retráctil.

-Rehabilitación de la construcción «Veinte de Febrero»: primer y principal

espacio existente, el cual será restaurado para habilitar una sala polivalente, ambigú, cafetería y otros espacios para celebraciones, conferencias y presentaciones.

Intervenciones de carácter general en la Gran Sala:

En este espacio se proponen la siguiente intervención de carácter general:

– Restauración integra de su espacio, así como de los elementos estructurales y ornamentales.

– Adaptación de la planta sótano a las características de un teatro moderno, incorporando zona de instalaciones, palco, zona de butacas móviles y almacén con conexión a la planta baja.

– Versatilidad y flexibilidad del patio de butacas mediante un sistema basculante, descrito en la memoria de instalaciones y equipos escénicos, que permite seis disposiciones de sala. Gran Sala: espacio flexible con patio de butacas móvil):

1. Graderío con foso (zarzuela o danza con orquesta de cámara)

2. Graderío sin foso (teatro dramático)

3. Graderío sin foso y caja acústica (recital, concierto de cámara, espectáculo de magia)

4. Platea plana en posición baja (concierto de pie)

5. Platea escalonada (café teatro)

6. Platea plana en posición alta con escenario central (monólogo, microteatro, teatro participativo actualizadas.

Se considera de vital importancia garantizar que la sala permita a los ciudadanos y visitantes de la ciudad gozar de las virtudes del teatro clásico y mantener las principales características históricas del Teatro Lope de Vega, como son la proximidad de los espectadores al escenario (menos de 20 metros desde el escenario hasta la última fila de espectadores).

La propuesta permite un aforo de más de 350 espectadores en el patio de butacas con visibilidad, accesibilidad y anchos de pasillos que garantizan el cumplimiento del CTE y una visibilidad óptima.

La polivalencia del proyecto permite la celebración de conciertos con el público de pie en el patio de butacas. La propuesta consigue, mediante la combinación de diversas plataformas móviles, situar el patio de butacas por debajo del escenario para generar el desnivel necesario entre escenario y público en pie. Esta configuración «concierto-baile» permite disponer en el patio de butacas una superficie de 265 m2 totalmente plana.

La torre escénica se concibe como una doble estructura. Por una parte, la estructura interior, de madera laminada (conforme a los criterios de sostenibilidad y compromiso del proyecto) alberga el peine escénico, así como los correspondientes elementos de escenotécnia. Por otra parte, la estructura exterior es concebida como un convector térmico además de constituirse como imagen característica y neutra de la nueva rehabilitación del teatro.