El Ayuntamiento de Valladolid está intensificando las acciones para eliminar las escombreras ilegales y todos los lugares donde se depositan de manera anómala residuos y materiales procedentes de la construcción o demolición de inmuebles, muros u otros elementos de edificaciones. Aunque la actuación de la Administración Municipal ha sido constante, desde mayo de 2021 está en marcha un Plan específico para erradicar este problema.

Desde el inicio del Plan se ha conseguido la retirada de residuos bien por parte del Servicio de Limpieza o por parte de los propietarios de las fincas de un total de 25 puntos, como la imagen del Camino de Palomares que ilustra esta noticia. Si bien en 17 de ellos se han vuelto a depositar algunos vertidos. Por parte de la Policía Municipal se han realizado 709 vigilancias y se han incoado 6 denuncias por estas conductas.

El concejal de Salud Pública y Seguridad Ciudadana, Alberto Palomino, asegura que programa del Ayuntamiento está consiguiendo resultados positivos al tiempo que pone el acento en el civismo y en la responsabilidad de quienes provocan este problema: «Los únicos responsables de esta situación son aquellas personas, que de manera incívica realizan vertidos ilegales en caminos o fincas que no son de su propiedad, generando un problema estético, medio ambiental y en ocasiones de salud pública, conductas sancionables, que además generan un gasto a las arcas municipales y responsabilidades a los propietarios de las fincas donde se depositan dichos vertidos».

Para conocer el alcance del problema se encargó un estudio a la empresa ZENIT Ingeniería, que detectó un total 34 puntos de aportaciones ilegales de residuos procedentes de obras, algunos de pequeño tamaño y otros que constituyen escombreras ilegales consolidadas con hasta 3.650 m2 de superficie y 1.800 m3 de volumen de residuos. El presupuesto del coste de limpieza se cifró en 816.068 €. Pero con posterioridad se detectaron otros puntos, alcanzando en total 45.

Dichas escombreras se encuentran en terrenos municipales, parcelas de particulares, solares de sociedades, terrenos públicos (caminos, etc.) y algunas ocupan suelos de varios titulares (públicos y particulares) a la vez.

Otra de las particularidades es que con independencia de que contienen residuos procedentes de obras domésticas, también albergan residuos peligrosos (principalmente fibrocemento), así como enseres (muebles, colchones, electrodomésticos), neumáticos, etcétera. Estas escombreras tienen efecto llamada, de manera que finalmente se convierten en vertederos ilegales.

Como se ha indicado la limpieza continuada no es una solución, sino que debe abordarse de manera integral, con una planificación de actuaciones a corto, medio y largo plazo que implican a varios actores (propietarios particulares, sociedades propietarias y administraciones). Entre las administraciones, además del Ayuntamiento debe considerarse la intervención de las administraciones responsables del mantenimiento de infraestructuras de comunicaciones (carreteras, en cuyos aledaños también se acumulan este tipo de escombros), y dentro del Ayuntamiento son varias las áreas implicadas que están comprometidas en una solución integral: Salud Pública y Seguridad Ciudadana, Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Urbanismo y Vivienda Movilidad y Espacio Urbano.

En el mes de junio de 2021, se constituyó un grupo de trabajo integrado por personal de todas las Áreas municipales implicadas. Este grupo de trabajo se ha reunido en 5 ocasiones, con los técnicos designados por cada área, en el que se han planteado soluciones, que se vienen desarrollando desde entonces y que se concretan en:

– Limpieza de aquellos puntos con acumulaciones de pequeño volumen que están en caminos o vías de comunicación de titularidad municipal y carecen de residuos peligrosos (cuando existen su limpieza se realiza a través de empresa especializada en la gestión de estos residuos). Sobre estos puntos se continúa actuando de manera constante, y además de la limpieza se mantiene un sistema de vigilancia por parte de la Policía. En otros puntos localizados también en caminos o vías de comunicación municipal que acumulan más cantidades, que son inasumibles de ejecutar con los medios del Servicio de Limpieza, se abordarán a través de la contratación con empresas que cuentan con medios adecuados.

– Requerimiento a los propietarios de los terrenos para la limpieza, bien por parte del Servicio de Salud Pública o el Servicio de Medio Ambiente, en función del tipo de residuo acumulado. Se trata de expedientes que conllevan un procedimiento que en algunos casos se dilata. Algunos de los propietarios ya han procedido a la retirada de dichos residuos, y se continúan con el resto de procedimientos, algunos de los cuales, puede finalizar con una ejecución subsidiaria, si finalmente sus propietarios no acceden a su limpieza.

– Se ha solicitado a la Junta de Castilla y León, que incluya dentro del programa de eliminación de vertederos la limpieza de 4 ubicaciones con gran acumulación de vertidos situados en fincas propiedad del Ayuntamiento.

– Se ha incluido en la web del ayuntamiento en el apartado relativo a declaraciones responsables sobre obras y usos, información, en relación a la gestión de residuos y las obligaciones de los ciudadanos (https://www.valladolid.gob.es/es/tramites-servicios/registro-telematico/declaracion-responsable-obras-usos-drou-incluye-obra-menorEste enlace se abrirá en una ventana nuevaEnlace a una aplicación externa.).

– Se está elaborando una campaña que se dirigirá a la Cámara de contratistas, en cuanto a su relación con empresas que realizan obras menores y a aquellas superficies que venden productos de construcción, para informar sobre las posibilidades y obligaciones en cuanto a la gestión de este tipo de residuos. Debe significarse que en los Puntos Limpios de Valladolid se pueden depositar por parte de los ciudadanos este tipo de residuos, de acuerdo a los límites establecidos, y cuya información se encuentra en www.valladolid.es/valladolid-client/cm/images?idMmedia=650325Este enlace se abrirá en una ventana nuevaEnlace a una aplicación externa..

– Además, se está realizando una campaña por parte de la Policía Municipal de control en las obras que se realizan en la ciudad, además vigilancia con patrullas y drones sobre estos puntos y está prevista la instalación de carteles informativos, indicando las consecuencias del incumplimiento que supone sanciones de hasta 3.000 euros.