El Consejo de Administración de Aquavall, presidido por la concejala de Medio Ambiente, María Sánchez, ha acordado mantener congeladas las tarifas del agua en Valladolid para el año 2022. De esta manera, el precio del servicio público se mantiene invariable en la ciudad desde el año 2014, cuando se acordó la última subida, y en la etapa de gestión pública (desde julio de 2017), se han sumado bonificaciones fiscales para familias con menos recursos, además de un fondo social de 120.000 euros para contribuir a paliar las dificultades económicas de familias, autónomos y pymes como consecuencia de la crisis ocasionada por el COVID-19.

En la reunión del Consejo de Administración de la sociedad que gestiona el agua de la ciudad se ha aprobado hoy el Programa de Actuación Plurianual para los años 2022-2024, donde se contempla la congelación de tarifas. “El agua de Valladolid cuesta ahora al ciudadano lo mismo que en el año 2014, además desde la creación de la entidad pública en el año 2017 no solo se han ido congelando anualmente las tarifas, si no que se han sumado bonificaciones fiscales para familias con menos recursos y desde el año pasado se mantiene el fondo Covid”, ha indicado María Sánchez.

De este modo, el Programa de Actuación Plurianual de Aquavall apuesta por una mejora de los índices de calidad en la prestación del servicio a la población de Valladolid y reduciendo al mínimo los efectos de las aguas residuales perjudiciales en el medio ambiente.

La concienciación y la educación ambiental forman parte de los ejes de actuación, de modo que la ciudadanía sea partícipe de los retos ligados a la gestión del agua y de los valores medioambientales ligados al servicio.

En los cálculos del comportamiento de la demanda, el Programa de Actuación Plurianual de Aquavall contempla una ligera reducción de demanda en los próximos años, debido a la mejora de la eficiencia y concienciación en el uso del agua, con una reducción de la facturación y de los ingresos por tarifa, fundamentalmente en el término municipal. 

Inversiones aprobadas por importe de 2,4 millones de euros.

En este Consejo de Administración de Aquavall también se aprobaron tres contratos de inversiones en la conservación y mejora de las instalaciones de la entidad. Así, la primera de las actuaciones consiste en la ejecución del proyecto de construcción de sala de capataces y espacio multidisciplinar en la nave existente en la ETAP de las ERAS de Valladolid con un presupuesto de licitación de 330.278 euros.

En este capítulo de inversión también se destinarán otros 730.403 euros a la reparación de cubiertas en la EDAR, que no se habían sustituido desde que se puso en marcha esta infraestructura en el año 1999.

Completan este apartado de inversiones aprobadas el proyecto de renovación del motor de biogás y auxiliares en la EDAR de Valladolid, por un importe superior a los 1,4 millones de euros que consiste en la sustitución de los equipos de la planta de motogeneración de la depuradora que han agotado y su vida útil, así como la renovación de los sistemas que presentan deterioros funcionales importantes y modernizar el proceso de monotorización y control de la planta.

Sobre las inversiones acometidas por la entidad la Concejala ha resaltado que “seguimos avanzando en la modernización de las instalaciones del ciclo urbano del agua de Valladolid; desde el inicio de la entidad pública se han licitado 44 millones de euros” la evolución de las inversiones está disponible en nuestra página web  https://aquavall.es/inversiones-programadas/

Se ha hecho entrega, además, a los miembros del Consejo de la Memoria de Gestión de la Entidad Pública del Agua de Valladolid.

La presidenta ha informado al Consejo del funcionamiento actual de la instalación fotovoltaica de la potabilizadora de las Eras, y de la intención de instalar una nueva planta fotovoltaica que garantice mayor autonomía en el consumo energético en la planta depuradora de aguas residuales; aún está en fase de desarrollo de proyecto porque requiere la adquisición de una parcela anexa a la EDAR.