El alcalde afirma que la diversidad religiosa constituye una manifestación de pluralidad y de riqueza cultural

El I Congreso sobre Gestión Municipal de la Diversidad Religiosa, que organiza   la Concejalía de Servicios Sociales y Mediación Comunitaria, ya está en marcha. Unas Jornadas, inauguradas por el alcalde,  que cuentan con la colaboración de la Fundación Pluralismo y Convivencia, cuya directora, Inés Mazarrasa, ha agradecido expresamente el apoyo del Ayuntamiento de Valladolid, evidenciado   en  la elaboración del informe titulado “Propuesta para Mejora de la Gestión Municipal de la Diversidad Religiosa en la ciudad de Valladolid”, con  medidas   incluidas en el Plan de Convivencia Ciudadana Intercultural 2019-2023, en el que se enmarca la celebración de estas Jornadas.

Entre los principales objetivos de ese Plan se encuentra el fomento de la convivencia pacífica en el municipio de Valladolid, y la promoción del respeto y la tolerancia hacia aquellos grupos que pueden ser objeto de discriminación.

Uno de los ejes estratégicos del Plan se ocupa de la convivencia intercultural que, entre otras cuestiones, contempla la diversidad religiosa, con la promoción de actitudes de respeto a la pluralidad de creencias religiosas y al libre ejercicio de las mismas.

El alcalde ha señalado que en el contexto municipal se materializa fundamentalmente la práctica religiosa y sobre el que se proyecta la actividad colectiva de las confesiones. Es también el ámbito en el que con mayor intensidad emergen situaciones conflictivas derivadas del encaje social de la diversidad religiosa.

“Teniendo lo anteriormente presente -ha explicado Óscar Puente- el Ayuntamiento de Valladolid promueve el conocimiento y la reflexión de la diversidad religiosa en nuestra ciudad, fomentando la convivencia y procurando desterrar la intolerancia y el discurso de odio”. En ese marco tienen lugar estas Jornadas y, también, como botón de muestra, la aprobación por parte del Pleno de la Corporación Municipal, el pasado 13 de abril, de una moción por la que Valladolid se adhiere a la Carta para la Gestión de la Diversidad Religiosa, promovida por la Fundación Pluralismo y Convivencia.

Así,  el Ayuntamiento de Valladolid asume el compromiso de orientar su gestión de la diversidad religiosa el cumplimiento de una serie de principios en los que no voy a detenerme, por cuanto supongo que a lo largo de las Jornadas se tratará en extenso sobre los mismos, pero sí quiero recordar el primero de esos objetivos, al que considero especialmente ilustrativo, y que dice así: “El reconocimiento de la diversidad religiosa en el municipio como una expresión de riqueza cultural y el pluralismo de la sociedad, así como de la necesidad e importancia del conocimiento permanente de dicha diversidad”.  

La promoción del respeto al libre ejercicio del derecho de la libertad religiosa, cuyo desarrollo normativo es una competencia estatal, es un derecho fundamental consagrado en el artículo 16 de la Constitución Española, que en su punto 1 garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y comunidades. Este artículo en su punto 3 indica que los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

Este derecho es desarrollado por ley la Ley 7/1980, de 5 de julio, de Libertad Religiosa (LOLR), contribuyendo al desarrollo de un marco cooperativo.  Si bien es cierto que las administraciones autonómicas y locales no pueden afectar al contenido esencial del derecho que está reservado a Ley Orgánica, estas administraciones tienen atribuidas competencias sobre materias en las que el factor religioso puede introducir alguna especialidad o plantear exigencias a las que dar respuesta (ordenación, gestión, ejecución y disciplina urbanística; cementerios y servicios funerarios; servicios sociales; seguridad ciudadana; participación…). Es más, según la materia, dicha respuesta podrá ser no sólo de gestión o ejecución, sino normativa cuando existan competencias legislativas sobre la misma. Por tanto, la competencia estatal de desarrollo del derecho fundamental de libertad ideológica y religiosa necesita de la cooperación de las diferentes administraciones para la gestión de su ejercicio efectivo en el grado y medida que marca su respectivo ámbito de competencias y servicios. 

Desde la aconfesionalidad nuestra administración está obligada a respetar el pluralismo de creencias, con el límite de orden público y el respeto a los derechos tutelados por nuestro sistema democrático. 

Desde este marco, Valladolid ha abordado el reto de organizar el I Congreso para la Gestión Municipal de la Pluralidad Religiosa, que tendrá lugar los días 21 y 22 de octubre, en el Salón de Recepciones del Patio Herreriano, con el objetivo de ser una referencia en España, a la hora de abordar la ejecución efectiva de este derecho por toda la ciudadanía.

La programación del congreso, para el día 21, cuenta con una visión jurídica y práctica del pluralismo religioso, contando con ponentes de reconocido prestigio en el ámbito universitario, así mismo se dará una visión actual del pluralismo religioso en el municipio y visibilizaremos   la participación social de cuatro comunidades religiosas (católica, iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Evangélica, Fe Bajai).

El viernes 22 se abordará la gestión de la diversidad religiosa en las sociedades contemporáneas, las políticas de nuestro Ayuntamiento en el tema y conoceremos de primera mano las experiencias de Ayuntamientos, que como el nuestro son punteros en la materia (Ayuntamiento de Bilbao, Castellón y Fuenlabrada).