La urbanización de esta calle, que se encontraba en tierra, ha contado con un presupuesto de 166.827 euros

La calle que no disponía de ningún tipo de urbanización ni saneamiento, ya cuenta con pavimentación adecuada así como las redes de saneamiento, abastecimiento, eléctrica y alumbrado

 

El alcalde de Valladolid, Oscar Puente, junto con el concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez, y el jefe del Servicio de Espacio Público e Infraestructuras, acompañados por representantes de la Asociación Vecinal “Los Almendros”, del barrio de Las Flores, han visitado la finalización de las obras de reurbanización de la calle Aralia.

El contrato de urbanización de la calle Aralia ha contado con un presupuesto de ejecución de 166.827,33 euros, a cuya licitación se presentaron un total de dieciséis empresas. Fue adjudicado a la empresa Ingeniería Románica, S.L., en un importe de 130.075,00 euros, de los que 93.329,93 han sido sufragados por el Ayuntamiento a cargo de una inversión financieramente sostenible, y el resto por la EPEL Aquavall.

La calle Aralia se encontraba en tierras sin ningún tipo de urbanización previa. Se trata de una calle de unos nueve metros de anchura que termina en un fondo de saco y que hacia la mitad de la misma sale la calle Malva Real.

Calle Aralia sin pavimentar

Las edificaciones existentes en la calle son unas naves industriales, una de ellas del sector alimentario muy activa, cuatro viviendas y varias parcelas sin edificar

Anteriormente a esta obra, las viviendas disponían de agua potable a través de conducciones privadas que se conectaban a la red municipal en la carretera de Villabáñez. La calle carecía de saneamiento, por lo que los propietarios disponían de fosas sépticas. El suministro de energía lo obtenían a través de una línea eléctrica aérea que recorría la calle hasta la intersección con la calle de la Malva Real.

 

Calle Aralia pavimentada