La gestión realizada de los servicios municipales y la previsión en todas las actuaciones ha garantizado la movilidad. “La respuesta ha sido la adecuada”, según ha señalado el alcalde

 

La anticipación, la planificación y la coordinación de todos los servicios municipales han sido claves para prevenir los efectos del temporal y garantizar la movilidad en toda la ciudad. A pesar de las nevadas y las heladas que ha dejado la borrasca “Filomena”, el dispositivo puesto en marcha por el Ayuntamiento de Valladolid desde el pasado viernes permitió la movilidad tanto de viandantes como de vehículos. El transporte público funcionó en todas las líneas, con incidencias puntuales que se resolvieron inmediatamente. Y los Servicios Sociales han garantizado la atención durante las 24 horas del día a las personas indomiciliadas

La adopción de las medidas con carácter preventivo y la gestión adecuada de todos los medios materiales y humanos han hecho posible que el operativo diseñado en la ciudad haya resultado eficaz, según ha explicado el alcalde, Óscar Puente, en el balance ofrecido junto al concejal de Salud Pública y Seguridad Ciudadana, Alberto Palomino, y los responsables de los departamentos  municipales implicados, como Limpieza, Policía y el Servicio de  Extinción de Incendios, Salvamento y Protección Civil.

La información a la ciudadanía –que se configuraba como otro de los ejes del dispositivo- también ha contribuido a la eficacia del plan. La comunicación entre el Ayuntamiento y la sociedad a través de los medios   y las redes sociales ha sido permanente durante los tres días. La comunicación se ha intensificado en las redes del Ayuntamiento y a través de los departamentos dependientes, como la Policía Municipal y los Bomberos.   Es importante también reconocer el papel desempeñado por los medios de comunicación de Valladolid a la hora de difundir las noticias sobre la situación de la ciudad.

“Los servicios públicos de Valladolid han estado a la altura y todos los ciudadanos pueden y deben sentirse orgullosos de los servicios municipales del Ayuntamiento de Valladolid”, según ha destacado el alcalde

Los trabajadores del Servicio de Limpieza actuaron desde el pasado jueves para recoger residuos de forma anticipada ante la eventualidad de que esta tarea no hubiera sido posible a partir del sábado. El viernes se activó el operativo para el esparcido de sal y fundentes como prevención ante el hielo. La tarea siguió el sábado con la limpieza de la nieve en las calles a través de las máquinas y también de manera manual. Además, fue posible compaginar este cometido con la retirada de los residuos de los contenedores y su traslado en camiones al Centro de Tratamiento.

La profesionalidad y el compromiso de las plantillas de los diferentes servicios municipales tiene un botón de muestra: empleados del Servicio de Limpieza que no tenían turno de fin de semana se ofrecieron voluntariamente para trabajar el sábado y el domingo.

Asimismo, desde el Ayuntamiento se expresa el agradecimiento a la ciudadanía por su responsabilidad en este episodio.

La labor de los conductores de AUVASA durante las jornadas del sábado y domingo fue fundamental porque la información que transmitieron sirvió para establecer las prioridades del Servicio de Limpieza. De hecho, a lo largo de la madrugada del sábado las máquinas quitanieves recorrieron el itinerario de las líneas de autobuses para permitir la circulación de los autobuses desde la periferia al centro.

“En definitiva, la respuesta del Ayuntamiento al temporal – ha relatado Óscar Puente- ha sido la adecuada, entre otros motivos, porque en lugar de la improvisación, el Gobierno Municipal ha trabajado con previsión”. El jueves se celebró una reunión presidida por el alcalde, Óscar Puente, en la que, junto al concejal de Salud Pública y Seguridad, Alberto Palomino, participaron los responsables de la Policía Municipal, Bomberos, el Servicio de Limpieza y también AUVASA. El objetivo fue la puesta en común de todas las acciones posibles, contempladas en un amplio documento de 66 páginas titulado «Guía de respuesta ante el riesgo de heladas y nevadas».  

No solo estaban dispuestas 1.200 toneladas de sal, sino que este producto fue distribuido antes de aparecer la nieve por parte del Servicio de Limpieza. Además, fueron distribuidos 1.500 sacos de sal en los centros públicos y también estaban a disposición de las comunidades de vecinos que lo solicitaran. 

Ahora, queda por completar la retirada de la nieve de las aceras, para eliminar las placas de hielo, considerando que las temperaturas durante los próximos cuatro días continuarán siendo extremadamente bajas tanto durante la noche como en las horas diurnas.