La Concejalía de Educación, Juventud, Infancia e Igualdad ha puesto en marcha un campamento urbano al aire libre durante este mes de julio en las instalaciones del Centro Municipal de Igualdad dando respuesta a la problemática económica y de conciliación que ha generado el COVID-19 y el largo confinamiento a familias vulnerables.

Teniendo en cuenta las recomendaciones sanitarias el número de niños y niñas que asisten a este campamento es de 20 con un rango de edad entre los 3 y los 12 años y desarrollan todas sus actividades al aire libre utilizando la zona de jardín y una carpa de 150m cuadrados que se ha instalado para que los niños y niñas puedan estar confortablemente alejados del sol y del calor.

El campamento tiene una duración de 4 semanas y culminará el 24 de julio.

Se habrán beneficiado de esta actividad, en el total de este periodo, 38 niños y niñas y 27 familias con distintas circunstancias.

La estancia es de mañana de 9h a 14h. Priman las medidas de seguridad y todos los días se les toma la temperatura al entrar. Además, se les educa en la nueva normalidad, sobre todo en las medidas higiénicas.

Esta mañana, la concejala de Educación, Juventud, Infancia e Igualdad,  María Victoria Soto, ha visitado el campamento, donde ha tenido la oportunidad de comprobar el desarrollo de las actividades de diversa índole que allí se llevan a cabo: juegos de agua, papel, con materiales naturales, creativos… y la perspectiva de género se aplica de forma transversal fomentando el juego igualitario a la vez que se desmontan roles y estereotipos de género de forma adaptada a las edades de los y las menores.

Este tipo de actividades cobran mayor importancia después de un largo confinamiento en el que los y las menores no han tenido posibilidad de tener contacto con sus iguales. Todas las habilidades que ejercitamos cuando estamos en contacto con otras personas como las habilidades sociales, compartir, ponerse en el lugar del otro, escuchar… y que tienen un papel muy importante en nuestra socialización, se han interrumpo de una forma brusca y sin estar preparados. Ahora es fundamental retomar ese aprendizaje, porque se han adaptado a la soledad, entendida como no tener intercambios personales presenciales.