A falta de contabilizar los últimos tres meses de 2022, el montante del dinero que el Ayuntamiento de Valladolid ha devuelto a los contribuyentes que pagaron el impuesto de plusvalía alcanza los 3 millones de euros. La devolución del dinero está basada en la resolución del Tribunal Constitucional que afecta a todos los municipios del país. La Concejalía de Planificación y Recursos ya trabaja con esta previsión para concretar el Presupuesto del próximo ejercicio económico.

La sentencia del Tribunal Constitucional de 26 de octubre de 2021 que declaró la inconstitucionalidad de varios artículos reguladores del impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana ha derivado en un grave perjuicio a los ingresos corrientes de todos los Ayuntamientos. Fue la tercera sentencia del alto tribunal sobre este polémico tributo popularmente denominado «de plusvalía» que se paga al transmitirse un terreno urbano. Este pronunciamiento judicial, que se suma a las sentencias en el mismo sentido de 2017 y 2019, provocó la modificación mediante Real Decreto en 2021 de dichos artículos estableciéndose un nuevo sistema de cálculo del impuesto.

En previsión de las consecuencias de este cambio para las arcas públicas, el actual presupuesto municipal de 2022 contempló una expectativa inicial de ingresos de 0 euros. A estas alturas de año la recaudación por este impuesto asciende a 2.681.946 euros, mientras que son 3.048.349 los euros que corresponden a los derechos anulados. En consecuencia, el saldo negativo resulta de -366.403 euros, si bien el Ayuntamiento prevé cumplir su previsión inicial al finalizar el ejercicio.

Esta cantidad recaudada por el momento en 2022 queda muy lejos de las que el consistorio ingresaba en años precedentes. En 2018 el Ayuntamiento recaudó por este concepto 10 millones de euros, de los cuáles tuvo que devolver apenas 214.540 euros. En 2019 en las arcas municipales entraron 7.535.575 euros y fueron devueltos a los contribuyentes 640.380 euros. En 2020, primer año de pandemia, estas cantidades fueron respectivamente 6.576.272 euros y 941.272 euros, mientras que en el pasado ejercicio 2021 alcanzaron los 8.197.317 euros y los 884.835 euros en cada caso.

El concejal de Planificación y Recursos, Pedro Herrero, adelanta los próximos pasos: «La Oficina Presupuestaria Municipal, departamento encargado de configurar el presupuesto, ya está trabajando en el proyecto del próximo año 2023. Se prevé someter a aprobación inicial por parte del pleno en el mes de diciembre, y precisamente una de las muchas estimaciones que debe realizar se corresponde a los ingresos derivados de este impuesto de plusvalía».

Ante este nuevo escenario de merma de ingresos, las entidades locales ya han reclamado una compensación al gobierno central a través de la Federación Española de Municipios y provincias (FEMP), pues en algunos casos este impuesto derivado de las transacciones inmobiliarias representa un porcentaje muy importante de los ingresos tributarios. No es el caso de Valladolid, donde venía rondando el 6,5% en los últimos años. Esta reivindicación de los Ayuntamientos podría tener respuesta a través de los presupuestos generales del Estado u otros mecanismos habilitados para este fin, si bien por el momento no se ha producido ningún pronunciamiento oficial al respecto.