“No vamos a engañar a nadie; el soterramiento no va a ser posible al menos en un horizonte temporal que todos lo podamos ver. Con esta verdad seguiremos. Somos un Gobierno honesto que ha cumplido lo que ha prometido. Somos honrados y hemos decidido no mentir a la gente, no jugar con sus ilusiones”. Este es el contundente mensaje con el que el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, se ha dirigido a vecinos y concejales de la oposición este lunes para desmontar la mentira del soterramiento que muchos se empeñan en mantener.

El alcalde fue el encargado de cerrar el pleno monográfico extraordinario solicitado por el PP en el que se solicitaba no solo retomar el proyecto de soterramiento que durante dos décadas en el gobierno municipal fueron incapaces de desarrollar, sino también la paralización de las obras ya en marcha y que suponen un notable avance en el proceso de integración ferroviaria.

Y es que, frente a la estafa con la que algunos engañaron y ahora pretenden seguir engañando con falsas promesas de soterramiento, un nuevo Valladolid se abre paso: La propuesta de integración que ya está en marcha incluye la construcción de las tres estaciones (una de viajeros y otra de autobuses, interconectadas, en superficie; y otra de mercancías, junto a los talleres nuevos de Renfe), una variante que saca fuera todo el tráfico de mercancías, un conjunto de 30 pasos transversales (de vehículos, peatones y bicis, por encima o debajo de las vías) y un tratamiento cuidado de los bordes que permite ver el tren. Además: la reducción al mínimo posible del pasillo ferroviario (ocupado por las vías). 

 

El alcalde, en la Audiencia Pública solicitada por la Federación de Asociaciones de Vecinos Antonio Machado, enumeró las razones por las que no es viable la operación del soterramiento, además de la existencia de una deuda de 400 millones de euros que tiene la Sociedad Valladolid Alta Velocidad contraída hasta 2015. Los fondos europeos no sirven para este tipo de proyectos, porque están concebidos para las redes de transportes de mercancías y cercanías. Además, no se podría ejecutar el soterramiento porque todas las actuaciones deben estar concluidas en junio de 2026, algo que no es posible. 

También rebatió la comparación de Valladolid con otras ciudades porque son informaciones que no se corresponden con la realidad. Ha aludido a Granada, Santander, Alicante, Girona, y Langreo como ejemplo  de capitales donde también se habla del soterramiento  pero la realidad es que en ningún municipio se ha hecho nada.  

El pleno celebrado este lunes a petición del PP también sirvió para recordar y retratar a todos los protagonistas de la estafa del no soterramiento y explicar cómo se pudo alcanzar un acuerdo para abordar la necesaria integración ferroviaria. De ello se encargó el portavoz del Grupo Municipal Socialista, Pedro Herrero, con una didáctica intervención.

Pero… ¿Por qué no se soterró el tren mientras gobernó el PP? Ellos, estaban a otras cosas…

 

 

 

En el siguiente enlace puedes consultar todos los avances de la nueva operación de integración ferroviaria que se abre paso en Valladolid para acabar con los engaños y mentiras del no soterramiento:

https://valladolid.maps.arcgis.com/apps/instant/attachmentviewer/index.html?appid=e61c4ef81f7c468faabae1a37bf84335