Los proveedores del Ayuntamiento de Valladolid solo tienen que esperar 9 días para cobrar. Este dato demuestra el compromiso del Ayuntamiento con los autónomos, las PYMES y las grandes empresas. Si en los tres últimos años el registro se estaba situada en 14 días, durante el segundo año de pandemia, en 2021, esta marca fue rebajada hasta los 8,7 días de media. Este es el tiempo medio que un proveedor municipal debe esperar para cobrar por los servicios que factura al consistorio.

Según los datos oficiales del Ministerio de Hacienda y Función Pública del Gobierno España, el periodo medio de pago del Ayuntamiento de Valladolid apenas llegó durante el mes de diciembre de 2021 a los 5,4 días, muy por debajo de la media en este mismo mes de las administraciones locales del conjunto de España (45,7 días), de las Administraciones Autonómicas (21,1 días), y de la Administración Central (22,5 días).

En concreto, el pasado diciembre el Ayuntamiento de Valladolid pagó más rápido y con más agilidad que la Junta de Castilla y León (19,5 días). También superó a la Diputación Provincial (16,2 días). Igualmente pagó en menos tiempo que el resto de consistorios de las demás capitales de provincia de nuestra comunidad, salvo Ávila (5,2 días) y mejorando los registros de Zamora (5,5 días), León (8,1), Soria (13,6), Salamanca (15,2), Palencia (15,5), Burgos (16,7) y Segovia (19,3 días).

El concejal de Planificación y Recursos, Pedro Herrero, interpreta estos datos como “una prueba de la buena gestión económica del Ayuntamiento de Valladolid y del compromiso con todos los empresarios -ya sean grandes o pequeños- que acceden a los contratos o adjudicaciones de obras y servicios”.

Por tanto, el Ayuntamiento mantiene firme el compromiso de mejora continua en las relaciones con el mundo empresarial.  Y respecto a los ingresos, el cómputo registra 124 días de media (4 meses) desde que contabiliza sus derechos de cobro hasta que éstos se materializan en ingresos líquidos. En concreto, transcurren 184 días de media para ingresar tributos como el IBI, Vehículos, plusvalía o Impuesto de Actividades Económicas; 95 días en el caso del Impuesto de construcciones, instalaciones y obras (ICIO); 101 días para las tasas, precios públicos y multas y 202 días para los ingresos de carácter patrimonial (venta de parcelas y otras propiedades).