El proyecto promovido por SA-FA generará alrededor de 35 puestos de trabajo, tendrá capacidad para 450 alumnos y solo en equipamiento tecnológico se destinarán más de 300.000 


Nuevo proyecto en Valladolid, esta vez en el ámbito educativo: Francisco Javier Hernando, Superior General de los Hermanos de la Sagrada Familia (SA-FA), y el alcalde, Óscar Puente, han presidido la colocación de la primera piedra del futuro edificio de Formación Profesional SA-FA Valladolid, relativo al ámbito de la Industria 4.0, que promueve la congregación religiosa. Al acto también han asistido el director general de Formación Profesional de la Junta y la vicepresidenta de CEOE Castilla y León, entre otras autoridades.

La apertura del acto ha corrido a cargo de Álvaro Solloa, director del proyecto de formación profesional Sagrada Familia. Durante su intervención Solloa ha destacado que “la FP está llamada a desempeñar un papel clave para adecuar cada vez más y mejor la formación de los jóvenes a las necesidades de las empresas”. Asimismo, ha señalado que el centro será “una respuesta a las necesidades presentes y futuras por el gran número de empleos generados por la digitalización y la transición ecológica, los dos grandes transformadores del modelo económico actual”.

Con una capacidad para 450 alumnos, se calcula que la puesta en marcha del nuevo edificio genere entre veinticinco y treinta puestos de trabajo destinados a profesionales de la actividad educativa y cinco a personal de gestión y administración. Para todo ello se ha requerido un gran esfuerzo económico por parte de la institución. 300.000 euros están destinados exclusivamente a tecnología de última generación. El objetivo pasa por convertirse en un complejo de Formación Profesional modelo por y para el ámbito profesional y empresarial, tal como ha indicado el Superior de los Hermanos de la SA-FA, quien además ha señalado que “apostar por la educación en estos momentos nos obliga pensar, innovar, proyectar y programar. Los tiempos nos imponen que nos actualicemos para responder a las necesidades del presente y marcar nuevas metas de futuro”. Además, resaltó la importancia de una formación que “responda a las necesidades sociales creadas por las nuevas tecnologías de la información cada vez más presentes en la industria y en la vida social”. El centro, añadió, “es un proyecto que dará continuidad a la historia de SA-FA con la misma pasión con la que hemos educado durante cien años en España y cerca de setenta en Valladolid”

Óscar Puente ensalza este proyecto

El plan va más allá de la educación reglada, y tiene como finalidad desarrollar planes de estudios profesionales para el empleo, acciones de inserción y reinserción laboral de los trabajadores y formación continua en las empresas. El alcalde de Valladolid, Óscar Puente también, ha querido sumarse al acto y durante su intervención agradeció a los Hermanos de la Sagrada Familia su “apuesta por promover este centro de FP en Valladolid, un centro que persigue alcanzar la excelencia y que conlleva un importante esfuerzo económico por parte de la institución”. El alcalde ha señalado que “a nadie se le escapa que el crecimiento de la Formación Profesional en los últimos años es un hecho indiscutible, porque son estudios que se adaptan a la realidad del mercado de trabajo y dan respuesta a la demanda de personal especializado y cualificado que buscan las empresas, por lo que cada vez son más los alumnos que eligen esta opción”.

Puente ha querido también recoger las últimas palabras pronunciadas recientemente por la ministra de Educación en las que ponía en valor esta formación educativa: “El futuro ya está aquí, gran parte de los puestos de trabajo los ocuparán personas con nivel intermedio de titulación profesional, por lo que se hace necesario modernizar y potenciar la FP cara a las demandas del mercado laboral de los próximos años”. Al hilo de las declaraciones, el alcalde ha señalado que el proyecto” nace orientado hacia el éxito tanto profesional como personal de los jóvenes para que puedan desenvolverse con solvencia en el mercado laboral y para que encuentren un puesto de trabajo de calidad, acorde con su formación, que les permita desarrollar su proyecto de vida”. Finalmente agradeció a SA-FA Valladolid la puesta en marcha del proyecto “para el que cuentan con el decidido apoyo del Ayuntamiento”.

Una de las cualidades que distinguen al proyecto de la Sagrada Familia es el interés por adaptarse a las necesidades del entorno, ofertando formación profesional para el ámbito rural, una opción que permitirá a jóvenes del rural de Castilla y León (y otras autonomías) con pocos recursos o dificultades económicas para trasladarse lejos acceder a estos estudios abaratando costes. En línea con la globalización en la que se encuentra inmersa la sociedad, el centro ofertara también formación a distancia.

El proyecto que SA-FA Valladolid pone en marcha será un referente de alto nivel en la Industria 4.0, y más concretamente en electricidad y electrónica, informática y comunicaciones e instalación y mantenimiento.

Habrá cuatro grados superiores (mecatrónica industrial, automatización y robótica, desarrollo de aplicaciones web y desarrollo de aplicaciones multiplataforma) y dos medios (sistemas microinformáticos y redes y técnico de mantenimiento electromecánico). Con la reciente implantación de cursos de especialización se tendrá acceso además a materias como digitalización del mantenimiento industrial o ciberseguridad, fabricación inteligente, animación 3D o Big Data. Todas las enseñanzas irán acompañadas del fomento de los valores éticos, la proactividad, el trabajo en equipo y la creatividad.

El edificio

El nuevo centro, diseñado por AWWA Arquitectura, ya está en fase de construcción y ocupará una superficie de 2.400 metros cuadrados. Estará dotado de accesibilidad universal garantizada y constará de tres plantas en las que predominará el hormigón, el ladrillo y la madera en respuesta al entorno edificatorio en el que se enclava, pieza clave y premiada del brutalismo español. Las aulas, organizadas modularmente, estarán separadas por tabiques móviles para adaptar su tamaño tanto a las clases propias del centro como las relativas a formación de empresas, certificados de profesionalidad, formación on-line, actos públicos o cualquier otro tipo de eventos.

En cuanto al aspecto medioambiental, se contempla la dotación de energías renovables, como la aerotermia o la captación de energía solar. El interior se podrá programar digitalmente lo cual permitirá controlar la climatización o que la iluminación artificial responda de forma automática. Cabe destacar la extensa red eléctrica y de telecomunicaciones que permitirá a cada alumno estar conectado en todo momento y la adaptabilidad de las aulas a los nuevos modelos de educación