La Junta de Gobierno ha aprobado en la mañana de hoy la licitación de la obra de reurbanización de la calle Nueva del Carmen y calle Seo, que afectan a los barrios de Pilarica y Belén, cuya intervención corresponde al Servicio de Espacio Público e Infraestructuras, a través de la Concejalía de Movilidad y Espacio Urbano.

El proyecto y próxima reurbanización de la calle Nueva del Carmen y calle Codo se enmarca dentro del tratamiento que el Ayuntamiento de Valladolid quiere dar al entorno de las actuaciones de “costura” de la traza ferroviaria en la ciudad.

Una vez terminado el paso inferior de la plaza Rafael Cano, y estando la ejecución muy avanzada del túnel que conectará la calle Andrómeda con la plaza Aviador Gómez del Barco, se plantea el tratamiento urbanístico del espacio del borde entre ambos puntos de “costura” de la traza ferroviaria, que es la calle Nueva del Carmen.

La actuación se divide en dos partes. La primera, la calle Nueva del Carmen, entre las dos plazas (Aviador Gómez del Barco y Rafael Cano), que incluye también la urbanización de la calle Codo.

Y la segunda, la urbanización completa de la calle Seo, cuyo proyecto está elaborando el Ayuntamiento de Valladolid, y la ejecución de la obra corresponderá a la Sociedad Valladolid Alta Velocidad. Cada una de estas intervenciones tiene unas necesidades urbanísticas muy diferentes y con dos estados de tramitación también distintos.

En todo caso, se ha abordado la solución de ambas conjuntamente, pues la solución que se las ha dado son complementarias.

A este respecto es importante señalar que ha existido un amplio proceso de participación tanto con las Asociaciones Vecinales de la zona de Belén y Pilarica, como con los comerciantes de la calle, con el fin de intentar atender las necesidades de la zona y mejorar el proyecto con el mayor consenso posible. Este proceso de participación se ha realizado conjuntamente con el Área de Planeamiento Urbanístico y Vivienda.

La calle Nueva del Carmen presenta actualmente un problema importante de circulación del tráfico rodado, debido a la limitación de su anchura entre fachadas de edificios que ronda los 14 metros. Es una calle actualmente de doble sentido con problemas de cruce entre vehículos y con muchas dificultades cuando uno de los vehículos que se cruza es el autobús urbano. Desde el punto de vista de sus infraestructuras viarias, el problema reside en la obsolescencia del material de la red de abastecimiento, formado por fibrocemento con múltiples fugas y averías.

Con todo ello, lo que se precisa  es una actuación integral y completa de reurbanización de la calle Nueva del Carmen, creando un nuevo espacio acorde con las necesidades actuales y con unas infraestructuras viarias renovadas.

La solución técnica alcanzada ha involucrado a varios departamentos tanto internos como externos al Ayuntamiento. Así la ordenación del tráfico rodado y la tipología de calle elegida, han sido estudiadas por el Centro de Movilidad Urbana, mientras que el resto de infraestructuras viarias se han trabajado entre el Servicio de Espacio Público e Infraestructuras y Aquavall. Finalmente la solución técnica propuesta ha sido consensuada como decíamos como las Asociaciones Vecinales y comerciantes de la zona, con el fin de alcanzar el mayor consenso posible.

La actuación de abastecimiento consta de la renovación completa de la red de abastecimiento, más allá del ámbito de la propia calle Nueva del Carmen, desde su entronque junto al puente de Gabriel y Galán hasta la plaza Aviador Gómez del Barco, con casi 550 m. de nueva tubería de fundición dúctil de 200 mm de diámetro, renovando la totalidad de acometidas domiciliarias y resto de elementos de la red como válvulas e hidrantes contra incendios.

La actuación para el viario público se compone por una reordenación completa del tráfico rodado, teniendo en cuenta las nuevas infraestructuras que tienen muy avanzada su construcción. Es por ello que se ha eliminado uno de los dos carriles de circulación dejando la calle de sentido único, desde la plaza Rafael Cano a la plaza Aviador Gómez del Barco, junto con la modificación de la línea 7 de AUVASA que cambiará definitivamente su trazado al finalizar el paso inferior de la calle Andrómeda.

Tomada esta medida, la reordenación del espacio se plantea con un acuciante aumento del espacio para el peatón, sin perder de vista la cantidad de vehículos que existen en la zona. Para ello, se ha previsto una ampliación importante de las aceras (entre 4,30 y 5 m. de anchura), a costa de suprimir una de las líneas de aparcamiento.

El déficit de plazas de aparcamiento creado, se compensará con la actuación de reurbanización de la calle Seo, de manera que en el global de la zona se mantenga prácticamente el mismo número de plazas de estacionamiento que las existentes actualmente. Se consigue con estas medidas renovar una calle estrecha, dotarla de un sentido ampliamente residencial y fomentar su uso comercial, a través del comercio de proximidad.

Se reforma por completo el alumbrado existente, de manera que los brazos murales existentes sobre las fachadas, darán paso a nuevas farolas en las aceras con luminarias LED que cambiarán y mejorarán la iluminación nocturna de la calle.

Respecto al arbolado actual, formado por pequeños árboles de alineación, plantados sin ningún criterio de ordenación, serán sustituidos por nuevo arbolado, instalado en la banda de aparcamiento, separado suficientemente de las fachadas de los edificios y con un marco de plantación que no interfiera ni en el alumbrado ni en el aparcamiento, acorde a los nuevos requerimientos del vigente PGOUVA. Así, se eliminarán los árboles existentes, y serán sustituidos por 19 en la calle Nueva del Carmen y por 8 en la nueva urbanización de la calle Seo, con especies alternadas de hoja perenne y hoja caduca.

El total de la actuación de reurbanización de la calle Nueva del Carmen tiene un presupuesto de 1.019.051,16 euros, de los cuales 197.170,79 euros serán financiados por Aquavall y el resto 821.880,37 euros se acometerán con cargo al Presupuesto municipal.

La intervención se realiza sobre un total de 420 m. lineales de calle, con una superficie estimada de unos 6.100 m2.

Las obras tienen un plazo de ejecución previsto de doce meses, proveyéndose el inicio en una estimación inicial, en el cuarto trimestre del año.