El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y la concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, María Sánchez, han visitado las nuevas placas fotovoltaicas instaladas en la azotea de la Casa Consistorial. Las nueve instalaciones que ha realizado el Ayuntamiento en los últimos dos años representan un paso más hacia el empleo exclusivo de energías renovables, suponiendo un ahorro económico de 94.000 euros para las arcas municipales, además de la reducción de casi 200 T de CO2 emitidas a la atmósfera, uno de los gases responsables del efecto invernadero.  

Óscar Puente ha puesto el acento en la sostenibilidad como una de las señas de identidad del Gobierno Municipal y por eso ha recordado que   si ayer Valladolid era la ciudad elegida para un reto entre dos grandes figuras del deporte mundial (Induráin y Martín Fiz) en “una apuesta por la movilidad sostenible, con los carriles bici, hoy el Ayuntamiento presenta otra actuación en la misma dirección, como un ejemplo de actuación en eficiencia energética”

Las nuevas placas fotovoltaicas instaladas en la azotea de la Casa Consistorial que el alcalde y la concejala han visitado hoy suman un total de 10 KW, con una inversión que asciende a los 19.511,25 euros. Solo con este nuevo huerto solar, el Ayuntamiento dejará de emitir casi 6 T de CO2, ahorrándose cerca de 3.000 euros anuales.

Como ha destacado María Sánchez, “no solo es una mejora medioambiental para la ciudad, sino que también supone un ahorro importante para la ciudadanía, ya que el gasto municipal sale de los bolsillos de los vallisoletanos y vallisoletanas”, apostando por avanzar en este tipo de inversiones.

En total, serán ya 59 las instalaciones municipales que se apuntan a este tipo de energía respetuosa con el medioambiente y que conlleva un destacable ahorro económico, con una inversión que se amortiza en pocos años, entre seis y ocho, frente a su larga vida útil, alrededor de veinticinco. Se trata por tanto de una energía limpia, renovable, infinita y que, además, no genera residuos.

Este aumento de la potencia renovable instalada en dependencias municipales ahonda en el objetivo de reducir progresivamente las emisiones de gases de efecto invernadero que genera la actividad municipal, siendo uno de los muchos cambios que se puede realizar, tanto por administraciones como por consumidores, suponiendo grandes ahorros energéticos, de emisiones de CO2 y económicos.

Bonificaciones importantes para particulares

El Ayuntamiento cuenta con bonificaciones especiales de un 95% para instalaciones de este tipo”, ha recordado la concejala en referencia al impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras, facilitando que un particular pueda llevar a cabo este tipo de acciones. Igualmente, dentro de las subvenciones para la rehabilitación de vivienda del fondo COVID-19 también se incluyen las instalaciones fotovoltaicas, unas ayudas gestionadas por la sociedad municipal de vivienda VIVA.

Contando con la de Casa Consistorial, en los últimos dos años el Ayuntamiento de Valladolid ha realizado nueve nuevas instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo con inyección a red cero y de balance neto en edificios municipales como los centros cívicos de Delicias, Rondilla y Canal de Castilla, el Centro Integrado Zona Este, Bomberos, las piscinas Henar Alonso Pimentel y Parquesol, o la Estación Depuradora de Las Heras. Con estas inversiones, se dejarán de emitir a la atmósfera casi doscientas T de CO2, con un ahorro económico estimado de 94.120 euros.

Éstas son solo una parte de las veintiséis instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo del Ayuntamiento, representando anualmente una reducción de más de trescientas T de CO2 emitidas a la atmósfera, además de un ahorro superior a los 100.000 euros con una inversión total de en torno a 800.000 euros. A dichos huertos solares hay que sumar otras 33 fotovoltaicas con inyección a red en centros cívicos, colegios, cocheras de los autobuses municipales o el Museo de la Ciencia, conllevando un ahorro medio anual cercano a las 350 T de CO2, además de unos ingresos de alrededor de 140.000 euros.

El catálogo de instalaciones solares municipales se completa con otras seis de tipo térmico en centros escolares, cinco piscinas, ocho campos de futbol, siete polideportivos y cinco edificios municipales, principalmente el Servicio de Limpieza, evitando cerca de 450 T de CO2.