El concejal de Participación Ciudadana y Deportes, Alberto Bustos, y la presidenta de la Federación de Asociaciones Vecinales Antonio Machado de Valladolid, Margarita García, han inaugurado esta mañana la exposición “40 años de la Federación Vecinal Antonio Machado”.

Esta muestra recoge, a través de fotografías organizadas en 8 paneles temáticos, el trabajo que se ha venido haciendo desde el movimiento vecinal a lo largo de las últimas cuatro décadas. Igualmente, se ha elaborado un video para la ocasión que se puede ver en el canal de YouTube de la Federación a través de este enlace: https://youtu.be/U8qTzH6C0AA y en el que han participado distintos presidentes y presidentas, y diversas personas, tanto del movimiento vecinal como de fuera de él, que cuentan cómo han vivido en primera persona su participación a lo largo de estos cuarenta años de trayectoria.

La exposición puede visitarse en la sede de la Federación, en la calle Vega nº 18, hasta el próximo 31 de octubre; por las mañanas, en horario de 11.00 h. a 13:00 h y también habrá visitas guiadas organizadas por las Asociaciones Vecinales por las tardes de los lunes y los jueves de 18:00 h. a 20:00 h.

A partir de noviembre, la exposición se convertirá en itinerante y podrá así recorrer las sedes de las distintas Asociaciones y los Centros Cívicos de la ciudad. Se busca que esta muestra tenga continuidad más allá de este año de aniversario ya que puede ser una herramienta útil y sin caducidad para difundir el trabajo del movimiento vecinal.

El con concejal Alberto Bustos, ha querido mostrar durante su intervención una felicitación, un agradecimiento y un deseo. “La felicitación es por estos 40 años de trabajo imprescindible. No es sencillo que una organización esté trabajando durante tantos años de forma ininterrumpida y más en estos tiempos en que todo es tan efímero; por lo que eso indica el buen trabajo que ha hecho la Federación. Son 40 años haciendo barrio, haciendo ciudad y haciendo ciudadanía y creo que no me equivoco si digo que no se entendería lo que hoy es Valladolid sin las Asociaciones Vecinales y no se entenderían las Asociaciones Vecinales sin el trabajo constante de la Federación Antonio Machado. E, igualmente, no se entendería la democracia en este país sin el trabajo del movimiento vecinal que es y sigue siendo imprescindible” ha asegurado.

Bustos también ha calificado esta muestra como “un ejercicio de memoria imprescindible” por lo que ha querido agradecer su puesta en marcha “en estos tiempos en los que parece que todos los avances sociales hubieran caído del cielo y nada más lejos de la realidad. En esta ciudad y en este país se han dado gracias al trabajo de muchos hombres y mujeres, muchos de ellos asociados al movimiento vecinal. Este ejercicio de memoria es muy importante porque se dice qué ha cambiado en Valladolid, pero también cómo. El cómo ha sido desde el protagonismo y la participación, no solo desde la reivindicación de la buena gestión de la Administración sino desde el trabajo con gente que se ha arremangado durante más de 40 años para conseguir esos cambios. Y el cómo es muy importante; la democracia plena se consigue con la implicación de los ciudadanos en el barrio y la ciudad en la que vive”.

El concejal ha querido recordar los versos de una canción de Lluis Llach que decía: “no esperemos el trigo sin haber sembrado, no esperemos que el árbol de frutos sin podarlo, hemos de sembrar, hemos de ir a regarlo, aunque lo huesos nos hagan daño” y, añadía, “yo creo que hay mucha gente del movimiento vecinal a los que los huesos les han dolido mucho durante mucho tiempo porque han trabajado mucho y bien para cambiar esta ciudad y lo van a seguir haciendo”.

En cuanto al deseo del que Bustos hablaba al inicio de su intervención puntualizaba que “es el deseo de seguir trabajando conjuntamente, de seguir sumando a la Administración el movimiento vecinal, pero sin querer domesticar nunca a las Asociaciones porque su espíritu crítico es esencial para que desde la administración también se hagan cosas.Y desear también buen trabajo en ese objetivo que se ha marcado en la última asamblea de ir también renovando el movimiento vecinal e ir adaptándose a los nuevos tiempos para seguir sumando gente en este objetivo tan importante que es mejora la ciudad barrio a barrio y calle a calle”.

Por su parte, la presidenta de Federación, hacía memoria recordando que allá por el 20 de enero de 1980 se firmaba el acta fundacional de la Federación para dar respuesta a la necesidad que tenían las distintas Asociaciones Vecinales de coordinarse y de ser más fuertes para poder enfrentar problemas comunes, problemas de ciudad que todas sentían como propios y comunes.

“Teníamos pensado hacer muchos actos, un día vecinal especial, charlas… pero la pandemia no nos lo ha permitido. Lo que sí hemos querido al menos hacer es esta exposición con una pequeña muestra de la actividad de la Federación y de las Asociaciones, del movimiento vecinal en general. Nos parecía que era aun buen momento este 40 aniversario para celebrar, no solo el trabajo de la Federación, sino que sirviera también como un homenaje a todo el trabajo que llevan haciendo durante tantos años las asociaciones vecinales en Valladolid” ha aseverado Margarita García.

Durante la presentación, se ha recordado el trabajo de la Federación a lo largo de su 40 años  de existencia, que ha sido muy variado como recogen los paneles, aunque se han destacado algunas cuestiones puntuales relevantes como todo el trabajo que se hizo con el PGOU, la demandas de centros Cívicos, la reivindicación de la recuperación de la gestión pública del agua, la tasa de basuras, la cooperativa vecinal para conseguir promociones de viviendas a precio razonable en Rondilla, La Victoria o Villa de Prado, cuestiones medioambientales como el polvo negro o las emisiones de amoniaco… las cuales son solo algunas muestras del seguimiento continuo que desde la Federación se hace de todo lo que sucede en la ciudad.

Además de revisar lo ya hecho, también se han marcado acciones y retos de cara al futuro, como intentar que desde la propia Federación se pueda servir de motor para que desde las se dé un giro a lo social. Las demandas o las necesidades han cambiado y las Asociaciones tienen que estar ahí para responder a las demandas reales de la ciudadanía, de los barrios.