El PP en el Ayuntamiento de Valladolid ha decidido hacerse oposición a sí mismo al iniciar una campaña de crítica y descrédito contra el modelo de movilidad que ellos mismos diseñaron y que ahora se está implantando. 

Los populares han decidido convertir las últimas actuaciones ejecutadas para ampliar la red de carriles bici, la trama de calles peatonales y los carriles exclusivos para bus y taxi en materia de confrontación política a pesar de que fueron ellos, cuando gobernaron, los que las incluyeron en su Plan Integral de Movilidad Urbana, aprobado por el pleno del Ayuntamiento de Valladolid el 2 de noviembre de 2004.

Incapaces de ejecutar en más de una década muchas de las actuaciones contempladas en ese plan aún en vigor, el PP ahora solo ve caos circulatorio y atascos en los cambios que ellos mismos proponían con el objetivo de “mejorar la movilidad general y, en particular, reducir la necesidad de movilidad del vehículo privado y optimizar las condiciones de movilidad del transporte público, a pie y en bicicleta”.

Ahora el PP considera que los cambios llevados acabo por el actual equipo de Gobierno suponen un ataque al vehículo privado cuando en realidad, ese supuesto ataque, es el que ellos mismos promovieron al aprobar el plan que deja claro otro de sus objetivos: “Disminuir la congestión en el centro de la ciudad por medios de medidas incentivadoras y de fomento de uso del transporte público y por medio de actuaciones disuasorias del vehículo privado”.

Las críticas que ahora vierte el PP contrastan con las medidas que proponía cuando gobernaba para alcanzar los objetivos del plan que aprobaron. Un ejemplo más que ilustrativo: 

El Plan de Movilidad aprobado en 2004 dice literalmente que: “La red viaria en el centro es un recurso escaso que debe ser distribuido entre los distintos usuarios buscando un uso racional del viario y un reparto equitativo entre éstos: peatones, transporte público, taxis y vehículo privado. Se dará prioridad a la circulación por el viario del centro al transporte público frente a la circulación del transporte privado. Se reducirá al mínimo eficiente la circulación en tránsito por el Centro, impidiendo la existencia de itinerarios pasantes.” Sobre las medidas de gestión del Viario del Centro Histórico de la Ciudad indica que se irá “reduciendo el acceso indiscriminado de vehículos privados a favor de los residentes, servicios públicos, carga y descarga y transporte público, los cuales deben de utilizar el viario rodado de este sector de la ciudad y siempre con la limitación de la velocidad no superior a los 30 km/h.”

Y ahora viene lo mejor. ¿Con qué actuación a medio plazo se proponía llevarlo a cabo?: “Crear un carril-bus de acceso exclusivo a lo largo del itinerario “Plaza Poniente – Cebadería – Fuente Dorada – Cánovas del Castillo – Fray Luis de León”  La reducción de un carril para el vehículo privado sería acorde con la propuesta de crear un itinerario para el tráfico privado que rodeara la almendra central y evitara el tráfico de paso por el centro. Este carril reduciría de media cinco (5) minutos el tiempo de viaje por vuelta del bus en las líneas citadas (3, 6 y 8) y en la situación actual. 

Una de las medidas que ahora se cuestiona sin pudor desde las filas de un PP que parece haber perdido la memoria, como así se encargó de recordárselo a la presidenta del Grupo Municipal Popular el concejal de Movilidad, Luis Vélez, en el último pleno celebrado: “Estas medidas ya ha comenzado a proporcionar una red mas segura y cohesionada de carriles bici y permitido ahorros de tiempo de viaje en AUVASA y mejoras de regularidad en toda la red. Son las mismas medidas que ustedes mismos indicaban que era necesario hacer. El PIMUVA, su PIMUVA, lleva vigente desde hace 16 años, cuesta escuchar hablar de improvisación, ocurrencias o precipitación, parece que algunos concejales no saben que estas medidas se llevan debatiendo 16 años, con sus correspondientes períodos de consulta y participación pública, y que el paso a la oposición a algunos les ha hecho cambiar su postura y eso tiene un nombre: oportunismo político”.

“Seguramente porque todos sabemos que estas medidas son de sentido común y ustedes también lo saben, con su oposición a las mismas solo están demostrando actuar por intereses partidistas de la manera más incoherente y oportunista. ¿Para qué? Piensan que para ganar un puñado de votos. Lamentable”, valoró Luis Vélez.