El Ayuntamiento ha concluido la reurbanización integral de la calle Padre Benito Menni, que comunica la Avenida de Madrid y el Paseo Juan Carlos I. El resultado de la actuación municipal es un espacio nuevo en el que todo es compatible: extensas aceras para el peatón, carril bici segregado y un amplio carril de circulación en ambos sentidos. Así lo ha comprobado el alcalde, Oscar Puente, acompañado del concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez, y técnicos municipales, que han visitado las obras ejecutadas junto a representantes vecinales.

Durante los últimos meses de 2020 y primeros de 2021 se ejecutó un importante conjunto de inversiones por importe superior a 1 millón de euros en un conjunto de calles de la zona más al sur del Barrio de las Delicias que, si bien no habían sido aprobadas en los Presupuestos Participativos, sí que habían sido objeto de distintas peticiones por parte de los vecinos de la zona y de diversos colectivos, además de presentar, desde el punto de vista técnico, deficiencias importantes cuya resolución no se debía posponer. En particular, resultaba especialmente necesaria una importante actuación en renovación y rehabilitación de redes de abastecimiento y saneamiento, ejecutadas con cargo a Aquavall.

Las distintas actuaciones, ejecutadas por la empresa Zarzuela, S. A. comenzaron en noviembre de 2020 y se prolongaron hasta junio de 2021, si bien en la mayoría de los viales la duración de los trabajos osciló entre uno y tres meses, salvo en Padre Benito Menni en la que, por su gran complejidad, los trabajos abarcaron la mayor parte del periodo citado.

En cuanto a las obras de pavimentación, la más significativa ha sido la reurbanización de la calle Padre Benito Menni, de aproximadamente 300 metros de longitud y 20 metros de anchura, y cuya sección transversal se encontraba totalmente descompensada, con una calzada desproporcionadamente ancha (cuatro carriles), aparcamientos estrechos en línea y aceras igualmente estrechas y en mal estado, especialmente la del lado impar. Dado el ya importante volumen del conjunto de intervenciones en dicho vial y las disponibilidades presupuestarias, se optó por dividir esta obra en dos fases, acometiéndose en primer lugar toda la banda del lado impar, habiéndose previsto para los primeros meses de este ejercicio 2022 la segunda fase (lado par) que ha concluido antes del verano.

La solución adoptada consiste en la reducción de la calzada a dos carriles de 3,50 metros, uno por sentido, que en cada caso se desdobla en dos únicamente en el tramo previo a cada semáforo (en los extremos) para permitir una suficiente acumulación de los vehículos. A continuación de disponen los nuevos aparcamientos en línea, de 2,20 metros de anchura, de los cuales el del lado impar incorpora amplios alcorques para árboles de sombra de gran porte, de los que carecía una calle de tales dimensiones, así como la nueva ubicación de las farolas.

En el lado impar (donde está la comisaría de la Policía Nacional, se ha aprovechado para construir un nuevo carril bici, de 2,20 metros de anchura, segregado y en plataforma elevada, que permite unir los existentes en el Paseo Arco de Ladrillo y en el Paseo Juan Carlos I, con lo que se potencia el uso de todos ellos y la movilidad ciclista en toda la zona. Por último, las aceras se amplían hasta los 2,80 – 3,40 metros de anchura, con pavimento de losas de terrazo tipo pétreo de 30 x 30 x 6 centímetros, en consonancia con las restantes calles reurbanizadas en la zona. Las mejoras en la accesibilidad peatonal se completan con los nuevos rebajes con pavimento táctil en los pasos de peatones (acortados con las correspondientes «orejas») y las nuevas plataformas en las paradas de autobús de las que antes se carecía. Indicar, asimismo, que se ha reordenado la intersección con la c/ Embajadores.

Durante el primer semestre del presente ejercicio se ha ejecutado la segunda fase en el sentido longitudinal, correspondiente al lado par, es decir, el más próximo a las viviendas. Se ha renovado y ensanchado la acera con 3,00 metros de anchura media, con el mismo pavimento de losas de terrazo tipo pétreo de 30 x 30 x 6 centímetros, incluyendo nuevos rebajes con pavimento táctil en los pasos de peatones (acortados con las correspondientes «orejas») y nuevas plataformas en las paradas de autobús.

Además, se ha mejorado la accesibilidad a los portales más próximos al Paseo Juan Carlos I que carecían de rampa normalizada. Igualmente, se ha construido un nuevo aparcamiento en línea de 2,20 metros de anchura y se ha recolocado todo el alumbrado renovando las canalizaciones y el cableado. Por último, ha sido necesario repavimentar aproximadamente el 50% de la calzada para adaptarla a la nueva geometría resultante.

De esta reurbanización se ejecutó inicialmente el lado impar, según se ha indicado, con un coste de 297.000 euros, con cargo al presupuesto ordinario del Lote 1 del contrato antes citado. La segunda fase (lado par) ejecutada en el presente 2022 ha importado 178.000 euros, con lo que la inversión total asciende a los 475.000 euros.

Conexión carril bici en Paseo Juan Carlos I

En la apuesta por la conectividad de todos los carriles bici de Valladolid se incluye una actuación que, pese a su pequeña cuantía en relación con las anteriores, ha significado una mejora sustancial en la red ciclista de toda la zona este y sureste: la construcción del carril bici segregado en el tramo del Paseo Juan Carlos I entre la Avenida de Segovia y calle Transición. El tramo, de 70 metros de longitud ha supuesto con una inversión de 26.000. Dicho carril llevaba décadas inconcluso a falta de ese pequeño tramo lo que limitaba su utilidad y comprometía la seguridad de los ciclistas en un vial con tráfico intenso. Con esta actuación más la conexión con el carril del Paseo Arco de Ladrillo a través del nuevo de la calle Padre Benito Menni, y las recientes prolongaciones en la Avenida Segovia y en el propio Paseo Juan Carlos I, ha quedado totalmente mallada la red ciclista en esta parte de la ciudad.

No obstante, debe hacerse constar que si tan pequeño tramo de carril bici llevaba tanto tiempo sin ejecutar es porque encerraba una dificultad: al no caber la posibilidad de restarle anchura a la acera, solo cabía estrechar la calzada. Para ello, ha sido preciso estrechar cada uno de los cuatro carriles de 3,50 a 3,00 metros, lo que por otro lado se ha visto oportuno para mejorar el control del exceso de velocidad habitual en ese tramo del Paseo Juan Carlos I. Esta actuación ha precisado la modificación de toda la señalización horizontal de dicho vial entre las avenidas de Segovia y de Madrid (aprox. 800 metros lineales). Para un adecuado resultado de la nueva señalización y para mejorar el estado superficial relativamente degradado de dicho tramo de calzada, se incluyó en la campaña anual de sellado de juntas y extendido de slourry, con una inversión de 46.000 euros.

En conjunto, las inversiones realizadas desde finales de 2020 hasta mediados de 2022 en esta obra han supuesto la cantidad de 1.256.000 euros.