La mejora de los espacios para peatones y ciclistas es una de las prioridades de las actuaciones municipales. A las obras realizadas recientemente en Puente Duero y la Cañada Real, se suma la reurbanización del tramo del Paseo de Juan Carlos I, entre la Carretera de Renedo y la VA-20 (Ronda Este). El alcalde, Oscar Puente, junto con el concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez, y técnicos municipales del Servicio de Espacio Público e Infraestructuras, han visitado las obras de urbanización situadas en el Paseo de Juan Carlos I, entre la Carretera de Renedo y la Ronda Este. Durante la visita han estado acompañados por representantes de las Asociaciones Vecinales de los barrios Belén, Pilarica, Los Santos Pilarica y Los Santos.

Esta intervención, que se inició a mediados del mes de diciembre, se ha ejecutado con el Lote 1 del Contrato de Conservación de las Vías Públicas adjudicado a la empresa Zarzuela, S.A, y ha supuesto una inversión total de 285.000 euros.

En los Presupuestos Participativos de 2020 se aprobó la realización de una conexión mediante carril bici entre Los Santos Pilarica y la calle Nochevieja a través del nuevo túnel de Plaza Aviador Gómez del Barco – Andrómeda. Llegada la propuesta al Servicio de Espacio Público e Infraestructuras, se vio que resultaba inviable, al carecer dicho túnel (entonces en construcción) de previsión o espacio para dicho carril bici.

Tras comunicarlo a las Asociaciones Vecinales, se propuso emplear la citada inversión (127.540 euros) en otra actuación también muy necesaria para mejorar la zona: reformar y completar la urbanización del Paseo Juan Carlos I desde la intersección de la Carretera de Renedo hasta la Ronda Este, lógicamente complementando la partida con el presupuesto ordinario, dado que se trataba de una intervención de más envergadura, aceptándose dicha propuesta.

La actuación fundamentalmente ha consistido en completar el itinerario peatonal en el Paseo de Juan Carlos I, entre la intersección con la Carretera de Renedo y la Ronda Este, que carecía totalmente de aceras, transitando los peatones por un tramo en tierras y desde el Camino Palomares hasta la Ronda por el arcén de la calzada, con el peligro que esto conllevaba.

Así, tras la reforma y mejora del paso de peatones y bicis de la Carretera de Renedo, se ha construido una nueva acera entre este punto y el Camino Palomares y entre este y la Ronda, en una longitud superior a los 400 metros lineales, y realizada mayoritariamente en hormigón fratasado y coloreado, reordenando la embocadura del Camino Palomares con un nuevo paso de peatones accesible. Asimismo, se ha completado el paso de peatones que conduce a la rampa de acceso al apeadero de la Universidad. 

En el tramo entre la Carretera de Renedo y el Camino Palomares, con mayor disponibilidad de espacio, se ha incorporado un nuevo tramo de carril bici dando continuidad al de Paseo Juan Carlos I hasta el citado camino, y un aparcamiento con anchura para camiones, principales usuarios de la zona.

Para solucionar la necesidad de ensanche de la confluencia entre la Carretera Renedo y el Paseo Juan Carlos I sin provocar un estrangulamiento del tráfico rodado, ha sido preciso modificar la glorieta existente. Asimismo, se ha modificado la embocadura del final de la calle Salud, para permitir desde este momento el doble sentido.

Y también se ha aprovechado para reducir la excesiva anchura de los carriles entre la glorieta y la Ronda, que pasan a tener 3,20 metros, con lo que se pretende rebajar la velocidad excesiva constatada en dicho tramo.

Completando la actuación, se ha construido y plantado un nuevo parterre ajardinado entre el Paseo Juan Carlos I y la calle Salud, y una alineación de alcorques para arbolado de sombra entre la Carretera de Renedo y el Camino Palomares. Asimismo, se han incorporado y reubicado varios puntos de luz, se han construido nuevos sumideros para recogida de pluviales, y se ha renovado toda la señalización horizontal y vertical.

Todo este conjunto de actuaciones concluyeron el pasado día 5 de abril.