A pesar de que estamos en pleno siglo XXI hay individuos que conciben a las personas como una mercancía. La “trata de personas” engloba las acciones de transportar, trasladar, acoger o recibir a personas, recurriendo a la amenaza, al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder ante una situación de vulnerabilidad, todo ello, con fines de explotación.

El Ayuntamiento de Valladolid, en desarrollo del Plan de Convivencia Ciudadana Intercultural, sensible a este grave problema va a desarrollar un curso de 6 horas dirigido a profesionales de los servicios sociales municipales y de entidades sociales, con el fin de mejorar la identificación y denuncia de estos delitos. El curso por vídeo conferencia ha comenzado hoy con la intervención de la concejala de Convivencia y Mediación Comunitaria, Carmen Jiménez.   

“Es difícil imaginar un crimen más aterrador e impactante que la trata de personas. Esta realidad se ha convertido en uno de los delitos más frecuentes y lucrativos, en la actualidad. Estamos ante una de las violaciones más denigrantes de los derechos fundamentales de las personas, que menoscaban su dignidad e incluso, atenta contra sus vidas”, según explica la concejala.

Estamos ante un crimen silencioso, de difícil identificación y altamente rentable para las mafias responsables. Son muchas las personas: hombres, mujeres, niños y niñas que, motivados por sus sueños y por la expectativa de mejorar sus condiciones de vida, se ven sometidos a situaciones de explotación, similares a la esclavitud.

Con demasiada frecuencia observamos en los medios de comunicación noticias que muestran esta realidad, en el ámbito internacional, pero también dentro de nuestras fronteras. Estas noticias relatan la explotación en condiciones de penosas de personas trabajadoras en distintos ámbitos de la industria manufacturera, el sector agrario o en los servicios informales, entre otros.

Si es despreciable la explotación laboral, no lo es menos la trata de personas con fines de explotación sexual, en la que mujeres extremadamente vulnerables son mercantilizadas, abusadas y sometidas a todo tipo vejaciones. 

En nuestro país, según los datos aportados por el Ministerio del Interior, en el año 2019 las Policía Nacional y la Guardia Civil liberaron un total de 1.561 personas víctimas de explotación y trata de seres humanos. De estas personas, 523 eran víctimas de trata con fines de explotación sexual, laboral, mendicidad, matrimonios forzados y para la comisión de delitos; y 1.038 víctimas de explotación sexual y laboral. Asimismo, fueron detenidas 732 personas por delitos relacionadas con la trata de seres humanos. Destacar que el 71% del total de víctimas identificadas en España son mujeres y niñas, y en el caso de explotación sexual se eleva al 96%.

La formación promovida por la Concejalía de Servicios Sociales y Mediación Comunitaria pondrá especial atención a las pautas para la detección, intervención y apoyo a víctimas. La formación se desarrollará en tres sesiones de dos horas los días 12, 14 y 19 de abril.

Este curso forma parte de un programa formativo más amplio denominado “Hablemos de trata”, que se completará con un ciclo de tres conferencias durante el mes de mayo en el se tendrá la oportunidad de conocer diferentes perspectivas de este problema (policial, judicial, laboral, …). Además, se contará con la experiencia de buenas prácticas nacionales e internacionales. El curso será impartido por la entidad ACCEM, entidad que cuenta con gran experiencia en programas de atención a colectivos especialmente vulnerables y de apoyo a víctimas.