El Ayuntamiento de Valladolid ha publicado la resolución de las subvenciones para empresas de nueva creación que se hayan puesto en marcha en Valladolid entre el 1 de mayo de 2019 y el 29 de febrero de 2020; se acorta así el periodo subvencionable a 10 meses por las circunstancias provocadas por la COVID-19 y la declaración del estado de alarma el 14 de marzo de 2020. 83 empresas recibirán una media de 4.210€ por entidad, con la Hostelería y el Comercio como los sectores más beneficiados de esta ayuda pública.

Se han registrado 127 solicitudes y se han concedido 83 (un 65,35% del total). Seis de ellas, se han dado por desistidas por no presentar la documentación requerida en tiempo y forma, y las 38 restantes fueron desestimadas por incumplir alguno de los requisitos exigidos en la convocatoria; el más habitual, el incumplimiento de la obligación de estar al corriente con sus obligaciones tributarias.

La dotación presupuestaria global es de 600.000€ y la cuantía de las subvenciones concedidas asciende a 349.443,89€, el 58% del presupuesto total. Los gastos admisibles, según la convocatoria, son arrendamiento de locales, primas de seguros, elaboración de páginas web y mejora de posicionamiento web, establecimiento o mejora de la identidad corporativa, y gastos de inversión.

El perfil medio: mujeres emprendedoras entre 36 y 45 años

En relación a los solicitantes autónomos, la mayoría son mujeres o empresarias independientes (62%); sin embargo, los administradores principales y representantes de las entidades siguen siendo, de cada cuatro candidaturas, tres varones. La totalidad de concesiones muestra unas cifras algo más paritarias: un 51% de hombres frente al 49% de mujeres.

En cuanto a los tramos de edad, la mayoría tiene entre 36 y 45 años (36%), frente a los jóvenes o menores de 35 años que apenas representan un 30%. Significativamente, el 34% es mayor de 45 años, un dato que refleja que este colectivo valora el autoempleo y el emprendimiento como una alternativa viable de trabajo.

Otro criterio que se ha valorado ha sido el de los puestos de trabajo creados, incluido el del empresario individual y, en el caso de empresas, el de todos los socios, siempre que acrediten su dedicación laboral a la actividad empresarial por la que se solicita la subvención. Para los nuevos puestos de trabajo por cuenta ajena, se trata de contratos en vigor en el momento de la solicitud, a media o a jornada completa, y los datos arrojan un total de 146 empleos creados: un 73% de autoempleo o por cuenta propia, frente a un 15% con contrato a jornada completa o a media jornada, y un 12% de trabajo temporal.

En cuanto a las formas jurídicas de los beneficiarios, los autónomos representan la mayoría de con un 66% frente al 13% de las sociedades limitadas, al 8% de las entidades sin personalidad jurídica y un 12% empresas de Economía Social en la forma de Sociedades cooperativas y sociedades laborales.

Finalmente, los sectores de actividad más beneficiados han sido la Hostelería y el Comercio, con un 17% cada uno, lo que hace que entre ambos superen un tercio del total. En el caso del comercio, la mayoría de los solicitantes son autónomos, mientras que en la hostelería el empresario individual ronda el 50%. A estos sectores les siguen el de la industria, servicios auxiliares y actividades profesionales.

Eliminar barreras para crear empresas

El objeto de la subvención es contribuir a la eliminación de barreras en el proceso de creación de empresas, tanto a personas físicas como jurídicas, mediante una ayuda de hasta 5.000 €, destinada a contribuir a la puesta en marcha de la empresa y garantizar unos ingresos mínimos durante el inicio de la actividad. El importe máximo se concede a quien acredite un gasto de 7.250 euros o más. De las 83 solicitudes aceptadas, 49 acceden al importe máximo, 5.000 euros, lo que representa el 70,00% del total. En la franja entre 3.000 y 5.000 euros se concedieron 17, por un importe de 63.494€, un 18% del total. Finalmente, otras 17 recibirán una cuantía inferior a 3000€ por un total de 40.950€, un 12%. La cuantía mínima ha sido de 1875€.

Otra de las finalidades de la subvención es impulsar el autoempleo y la creación de empresas como una opción viable de inserción sociolaboral para los colectivos con especiales dificultades de inserción, contribuyendo de esta manera al desarrollo de la economía local como vía de mejora cuantitativa y cualitativa del empleo en el municipio de Valladolid.

En ese sentido, diez empresas de Economía Social (6 sociedades cooperativas y 4 sociedades limitadas laborales) han resultado beneficiarias. A su vez, 14 empresas han surgido por traspaso de otra existente, criterio valorable en esta convocatoria. Ninguna de ellas, sin embargo, ha sido incluida en la categoría de empresa verde.

Asimismo, 5 personas beneficiarias habían realizado previamente un curso de formación CREA dentro de la propia Agencia de Innovación y Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Valladolid.