Los alcaldes de Valladolid, Vigo, Santander y Logroño han analizado el reto de las ciudades tras la crisis sanitaria    

 

“El covid-19 supone un desafío, un riesgo, pero al mismo tiempo es una oportunidad para una movilidad sostenible. Y el Ayuntamiento de Valladolid ha acelerado la transición para poner en marcha en un periodo de tiempo mucho más corto medidas que hubieran tardado años”. Este es el análisis que ha realizado hoy el alcalde en Madrid.

Óscar Puente  ha participado en el foro denominado “I Simposio del Observatorio de la Movilidad”, que El Español ha organizado con Invertia en la Universidad Camilo José Cela. La jornada celebrada en Madrid ,  que se ha iniciado con la intervención de Abel Caballero, alcalde de Vigo y presidente de la FEMP ha continuado con una mesa redonda en la que han participado el alcalde de Valladolid  y de manera telemática la alcaldesa de Santander , Gema Igual Ortiz, y el alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza.

Óscar Puente ha resaltado en este ámbito “el consenso entre alcaldes de distintas ciudades a pesar de estar gobernadas por diferentes partidos políticos”. Asimismo, ha propugnado “una mirada justa y equilibrada” sobre la realidad de las ciudades, en la que se tenga en cuenta a toda la ciudadanía: personas mayores, trabajadores, jóvenes, niños,… Esa mirada permitirá realizar un diagnóstico más acorde al interés general y  actuaciones adecuadas a las necesidades de la inmensa mayoría de las personas.

El alcalde ha justificado las medidas de movilidad en la conveniencia de poner en marcha alternativas para evitar que los usuarios habituales del autobús abandonaran el transporte público y utilizaran el coche privado, tras constatar una pérdida de viajeros del cincuenta por ciento a causa de la pandemia. Los carriles bici, las plataformas preferentes para los autobuses y la peatonalización de calles para que los viandantes tengan más espacio forman parte de las actuaciones concretas en la capital vallisoletana.

Además, entre las medidas sobre sostenibilidad el alcalde ha citado el compromiso del Ayuntamiento de Valladolid por la descarbonización para conseguir cero emisiones en 2050; la rehabilitación de viviendas con criterios de eficiencia energética; la economía circular, con la reutilización de los recursos y con una estrategia alimentaria encaminada a aprovechar los productos del entorno, y también se incluye la instalación de placas fotovoltaicas en los edificios públicos. En este sentido el Ayuntamiento de Valladolid ha instalado placas solares tanto en la Casa Consistorial como en otras dependencias públicas.

Las nueve instalaciones que ha realizado el Ayuntamiento en los últimos dos años representan un paso más hacia el empleo exclusivo de energías renovables, suponiendo un ahorro económico de 94.000 euros anuales para las arcas municipales, además de la reducción de casi 200 T de CO2 emitidas a la atmósfera, uno de los gases responsables del efecto invernadero.