El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha valorado positivamente las medidas restrictivas que ha anunciado hoy la Junta de Castilla y León aunque ha criticado que “hubiera sido mejor si se hubieran adoptado antes”.

El alcalde ha realizado estas declaraciones minutos después de que el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, en una comparecencia en la que no se han admitido preguntas de los periodistas, ha anunciado el cierre de la hostelería, de los centros comerciales y deportivos, así como el fin de las visitas a centros residenciales para intentar contener el avance de la pandemia.

A preguntas de la prensa, para el alcalde Óscar Puente “llama la atención” que la Junta adopte ahora la medida de cerrar los grandes centros comerciales y mantener abierto el pequeño comercio, algo por lo que el Ayuntamiento de Valladolid ha apostado desde el primer momento.

A este respecto el alcalde ha recordado que el Ayuntamiento de Valladolid ha destinado al pequeño comercio y al sector de la hostelería un paquete de ayudas de 5 millones de euros que suponen una cantidad mayor que todo el dinero que ha destinado la Junta de Castilla y León para el sector de toda la Comunidad.

Consciente del “duro golpe” que estas nuevas medidas que ahora implanta la Junta y que entrarán en vigor a las 00 horas del próximo viernes día 6 de noviembre, el alcalde ha recordado que el Consistorio ya ha abonado 1,1 millones a los solicitantes de las primeras ayudas.

El alcalde, además, ha reclamado mayor grado de colaboración a la Junta para poder gestionar el volumen de ayudas con las que el Ayuntamiento de Valladolid ya ha demostrado su compromiso con el sector hostelero.

Por otra parte, el alcalde ha manifestado su intención de mantener en pie “todas las actividades que se puedan desarrollar manteniendo estrictas medidas de seguridad”, lo que incluye el desarrollo del Concurso Nacional de Pinchos de forma limitada, ya que supone un escaparate único para el sector de la ciudad con el que ya se han avanzado varias reuniones para poder favorecer su actividad con la ampliación de terrazas y la instalación de mobiliario urbano para  adaptar esos espacios a las inclemencias meteorológicas.