El Ayuntamiento de Valladolid ha comenzado   la instalación de placas fotovoltaica en la azotea a de la Casa Consistorial. Cómo ha explicado María Sánchez, concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, “el objetivo de esta inversión es doble, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, además del importante ahorro económico que supondrá a las arcas municipales”.

La mayoría de los edificios municipales están construidos en un tiempo en el que los parámetros de eficiencia energética no se tenían en cuenta. Por eso, desde el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valladolid, se está haciendo un importante esfuerzo inversor con el objetivo de seguir reduciendo progresivamente las emisiones de gases de efecto invernadero producidos por la actividad municipales, además del ahorro económico.

En este caso, se están instalado veintiséis placas fotovoltaicas en la azotea de la Casa Consistorial, que suman un total de 10 KW. La inversión asciende a 19.511,25 euros, estimando que el ahorro que supondrá para las arcas municipales hará que se amortice en alrededor de seis 6 años, teniendo una vida útil de veinticinco.

Esta nueva granja fotovoltaica, una vez completada, se sumará al más de medio centenar que ya están operativas o en proceso en distintas dependencias municipales. “La instalación de placas fotovoltaicas es uno de los muchos cambios que se puede realizar, tanto por administraciones como por consumidores, suponiendo grandes ahorros energéticos, de emisiones de CO2 y económicos”, concluye María Sánchez.