Reformas y reurbanizaciones de plazas y calles, renovaciones de las redes del agua y cambio en el alumbrado. Es el tipo de actuaciones que realizará el Ayuntamiento los próximos meses en 55 espacios del centro y los barrios de Valladolid, con protagonismo para los peatones, los ciclistas, el transporte público y también se contempla una reordenación de los aparcamientos de vehículos privados. El presupuesto municipal supera los 6 millones de euros.

El alcalde, Oscar Puente; el concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez, y la concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, María Sánchez, han presentado la programación de obras que se ejecutarán durante el año 2022 con cargo al Contrato de Conservación. En la comparecencia han estado acompañados por Francisco Pérez Nieto, jefe del Servicio de Espacio Público e Infraestructuras y Jesús Briones, jefe del Centro de Conservación.

El Área de Movilidad y Espacio Urbano, a través del Servicio de Espacio Público e Infraestructuras, acometerá durante el presente ejercicio, un número muy importante de actuaciones de conservación, reparación mayoritaria, reforma y reurbanización total o parcial a lo largo de todo el viario público municipal, mediante el Lote 1 del Contrato de Conservación de las Vías Públicas de Valladolid.

El volumen total de la inversión a realizar es muy importante, alcanzando en el presente ejercicio la cantidad de 6.278.785,22 €. Este importe puede desglosarse del siguiente modo:

  • 3.000.000,00 euros corresponden al presupuesto ordinario que el citado Área dedica anualmente a las actuaciones de conservación viaria, excluidas las dirigidas específicamente a la renovación de aglomerados (que tienen un presupuesto independiente de 1.600.000,00 € con cargo al Lote 2 del Contrato);
  • 587.785,22 euros corresponden a intervenciones aprobadas en la anterior convocatoria de Presupuestos Participativos cuya ejecución, inicialmente prevista para 2021 fue finalmente pospuesta a 2022;
  • 1.300.000,00 euros corresponden a la última convocatoria de Presupuestos Participativos (2021) a ejecutar en el presente 2022;
  • 1.400.000,00 euros corresponden a la inversión complementaria que realiza la sociedad municipal Aquavall para acometer renovaciones, ampliaciones o reformas de las redes de abastecimiento y saneamiento en aquellas vías públicas en las que se realicen las intervenciones anteriores y que se ejecutan simultáneamente con el mismo contrato, para una mayor eficacia, menores afecciones totales al tráfico peatonal y rodado y mejor economía de medios.

La tipología de las actuaciones programadas es muy variada, si bien tienen lógicamente un claro predominio las reformas y reurbanizaciones de un gran número de calles y plazas, con intervenciones de mayor o menor profundidad en función de las necesidades de renovación de las redes subterráneas ya indicadas (abastecimiento de agua potable y saneamiento) a las que en un buen número de casos se suman las redes de alumbrado y/o semafórica, incluyéndose asimismo de forma mayoritaria la construcción de canalizaciones vacías en previsión de futuros usos.

Por otra parte, cabe indicar que, se invita, y en muchos casos se consigue, a la participación de operadoras privadas o compañías distribuidoras de servicios para que realicen las modificaciones/ampliaciones que precisen en sus respectivas redes y en particular para la eliminación de todo tipo de tendidos aéreos y postes en las aceras, que aún existen en ciertas calles de los barrios más periféricos, aunque la mejora en este sentido está siendo importante en los últimos años.

En cuanto a los criterios de urbanización, el abanico es amplio, pero se puede resumir en:

  • mejoras en la movilidad peatonal (nuevas zonas estanciales, peatonalizaciones de calles y plazas, ensanche de aceras, adaptaciones de mejora de la accesibilidad, reparación de pavimentaciones dañadas por las raíces de los árboles, etc.);
  • mejoras de la movilidad ciclista (nuevos tramos de carriles bici segregados en calzada o en plataforma contigua a la acera, conexiones entre itinerarios ya existentes, etc.);
  • mejoras en la accesibilidad al transporte público (nuevas plataformas en las paradas de autobús, con reubicación de marquesinas, etc.);
  • reordenaciones en los aparcamientos y reservas (eliminación en zonas peatonalizadas con reubicación en zonas próximas, nuevos espacios de aparcamiento, ampliación de otros, zonas específicas para residentes, etc.);
  • y mejoras en la accesibilidad rodada y seguridad vial (renovación de firmes agotados, mejoras de trazado, completar itinerarios en vías sin pavimentación previa, adaptaciones para reducción de velocidad, etc.).

En cuanto a los criterios de programación temporal, que puede verse en el cronograma adjunto, se han considerado como en anteriores ejercicios los siguientes:

  • Durante los primeros meses del año (invierno) se completan en primer lugar las obras ya iniciadas a finales del ejercicio anterior, algunas que, programadas en dicho ejercicio, hubieron de posponerse, y a las que se suman aquellas que requieren las mayores afecciones al arbolado (corte de raíces, podas drásticas, trasplantes, sustituciones) por tratarse de la época climatológicamente más adecuada para estas labores.
  • Abarcando los meses de primavera y verano se acometen las intervenciones que requieren mayores movimientos de tierras, zanjas profundas, etc., las que afectan a zonas más céntricas o más congestionadas en algunos barrios (por el menor impacto comercial, menor tráfico, mayor aprovechamiento de la climatología favorable…).
  • Caso particular son las actuaciones en los entornos de centros educativos que, como es lógico, se centran en lo posible en verano.
  • Finalmente en otoño, además de completar alguna de las anteriores, se realizarán las intervenciones en distintos barrios (algunas muy periféricas) que no presentan, en principio, condicionantes especiales o singular urgencia, normalmente de nuevo sin grandes movimientos de tierras.

Lógicamente, siempre aparecerán algunas necesidades sobrevenidas que pueden obligar a trastocar estos criterios o incluso a diferir alguna intervención programada para dar cabida a otra más urgente.

Y en cuanto a la programación o distribución espacial, cabe indicar en primer lugar que se abarca ampliamente toda la ciudad, con más de 55 actuaciones en vías públicas de todas las zonas y barrios de Valladolid, como se observa en el cronograma antes citado.

Por señalar algunas de las más significativas:

  • en la Zona Norte se incluyen obras en: calles Calveras y Santa Cipriana, calle Roncal, Pza. Conde Arteche, calle Amor de Dios (conclusión), calles Nuestra Señora y Quebrada, calle Siglo de Oro y plaza en calle Cardenal Torquemada.
  • En la Zona Este se programan actuaciones en: calle Reyes Magos – Avenida Valle de Esgueva, calle Cañada de Fuente Amarga (dos actuaciones), calle Geranio, Avenida Fernando Ferreiro, calle Pelícano, calle Cádiz, y calle Benito Menni (segunda fase).
  • En la Zona Sur se incluyen actuaciones en: Avenida Irún, calle y plaza Falla, calle Granados, nuevo aparcamiento en calle Juan de Herrera, calle Depósito, Puente de la Hispanidad, calles Poseidón y Zeus, calle Tierra de Sepúlveda, calle Federico García Lorca, calle Ortega y Gasset, calle Avellano y calles Fuentes y Manojos.
  • En la Zona Oeste está previsto intervenir en: Paseo del Obregón, calle Fuente el Sol, calle Neptuno, peatonales en el Barrio de la Victoria, Camino Contiendas, escaleras del Barrio Girón, Plaza de la Siega, calle Rastrojo, calle Mariano García Abril, calle Pintor Jorge Vidal y rampa en Avenida Salamanca.
  • Por último, en la Zona Centro (en sentido amplio) se programan obras en: Plaza de San Nicolás, Plaza de la Trinidad (conclusión), calle Catedral, Plaza Cantarranas, callejón de Torneros, Plaza del Colegio de Santa Cruz, Plaza de San Andrés, calle San Luis, calle Santiago Rusiñol – Vadillos – Casasola, calle Paulina Harriet, Plaza Colón y calles Navarra y Aragón. Asimismo se prevén partidas para atender demandas y campañas puntuales.

En el cronograma que se adjunta pueden verse la totalidad de las intervenciones programadas, separadas en dos bloques según la inversión proceda de la partida de conservación ordinaria o de presupuestos participativos, incluyéndose en cada caso tanto la duración estimada de los trabajos como su distribución a lo largo del presente ejercicio 2022.

Puede comprobarse que siempre existirán entre siete y diez actuaciones en curso simultáneamente, y procede insistir, una vez más, que se trata de estimaciones, que estarán siempre condicionadas por la aparición de cualquier imprevisto o emergencia, así como sometidas a las inclemencias meteorológicas o eventos de importancia que pudieran surgir.

Se hace constar, por último, que en esta programación no están incluidas las campañas de aglomerado, que son objeto del Lote 2 del Contrato de Conservación de las Vías Públicas, y de cuya primera fase podrá informarse en próximas semanas.

Además, a estas previsiones de obras en la ciudad hay que añadir algunas actuaciones más contempladas en el Presupuesto Municipal 2022, que o bien se están ejecutando actualmente o bien saldrán a licitación en los próximos meses, pero que no forman parte de las actuaciones ejecutadas con el Contrato de Conservación.