Ya es una realidad: los vecinos del barrio de San Isidro, fundamentalmente los que viven en las calles Ánade, Estornino y Oriol, pueden acceder al Paseo Juan Carlos I de una forma cómoda y confortable  con la instalación de los tres ascensores que permitirán a los peatones superar sin ningún problema el desnivel existente en la zona.

El alcalde, Óscar Puente,  ha asistido a la puesta en marcha de los elevadores, acompañado por el concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez, varios concejales del Gobierno Municipal y representantes de los vecinos.  Óscar Puente ha recordado que es uno de los compromisos del PSOE y Valladolid Toma La Palabra para favorecer la movilidad de todos los ciudadanos y especialmente los que tienen movilidad reducida.

Por eso, el alcalde de Valladolid  ha precisado que estos ascensores del barrio de San Isidro son los primeros elementos destinados en nuestra ciudad a mejorar la movilidad vertical en espacios públicos. Próximamente, llegará el turno del ascensor y las escaleras mecánicas que se van a instalar en la ladera norte de Parquesol, entre las calles Julio Senador Gómez y Juan de Valladolid. Y, posteriormente  se instalará otro ascensor, del que ya se está realizando el proyecto, en la ladera este, en la zona del Parque de los Almendros, para comunicar este barrio y Arturo Eyries.

El Ayuntamiento de Valladolid   tiene entre sus cometidos el fomento de la movilidad de las personas en el espacio público mediante acciones que contribuyan a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, utilizando instrumentos que puedan contribuir a ello, como son los Planes de Movilidad Urbana Sostenible, encontrándose en proceso de tramitación para su aprobación inicial el Plan Integral de Movilidad Urbana Sostenible de Valladolid (PIMUSSVA).

La integración de las personas con limitaciones en su movilidad y , en definitiva, la búsqueda de la igualdad constituyen los objetivos de estas actuaciones. Y de hecho,   durante los últimos años se ha avanzado en el proceso de mejora de las condiciones de accesibilidad para las personas con dificultades motrices en el entorno urbano, en los edificios y en los medios de transporte.

Aunque la ciudad   no presenta una topografía especialmente accidentada   hay determinados itinerarios peatonales que salvan desniveles apreciables y que dificultan el tránsito de los usuarios, imposibilitando en algunos casos que sea practicable por personas con disfunciones o limitaciones.

Consciente de las dificultades presentes en algunos itinerarios peatonales y acogiendo sugerencias planteadas por los propios ciudadanos, el área de Movilidad y Espacio urbano del ayuntamiento ha considerado conveniente programar y acometer la instalación de tres ascensores urbanos en las calles Ánade, Estornino y Oriol para adecuación de la accesibilidad peatonal y mejora de la movilidad vertical en el espacio público de esa zona.

La intervención que se ha llevado a cabo ha consistido en la implantación de tres ascensores urbanos emplazados respectivamente en los fondos de saco de las calles Ánade, Estornino y Oriol de Valladolid con la finalidad de salvar el desnivel existente entre dichas calles y el acerado lateral del Paseo de Juan Carlos I garantizando unas adecuadas condiciones de accesibilidad y movilidad.

Para la consecución de intervención pretendida y como actuación instrumental preparatoria se dispuso del correspondiente proyecto ejecutivo redactado por el consultor ESTUDIO DE DISEÑO Y ARQUITECTURA WORLD DESIGN  .

Las obras se han realizado en zona pública de las tres calles consideradas, al final de las mismas en su conexión con el Paseo Juan Carlos I.

En origen y para salvar el desnivel existente, cada calle contaba con un sistema de escaleras de uso peatonal ejecutado hace varias décadas, con una disposición y morfología que no cumple las condiciones exigibles la actualidad en materia de accesibilidad universal impidiendo su utilización por usuarios con limitaciones funcionales.

Las actuaciones realizadas   las tres calles han sido las siguientes:

  • Demolición de las escaleras existentes
  • Ejecución de nuevas escaleras adaptadas a las condiciones de accesibilidad exigibles en la actualidad, con reurbanización de la zona afectada. La escaleras se han ejecutado con elementos prefabricados de hormigón y de cerrajería de acero inoxidable y vidrio.
  • Instalación de ascensor panorámico de tecnología eléctrica sin cuarto de máquinas, con doble embarque a 180º que dará servicio a dos paradas. El ascensor cumple con los requisitos relativos a la normativa de accesibilidad y seguridad para su uso por personas con movilidad reducida o limitaciones sensoriales y dimensiones suficientes para permitir el transporte de bicicletas. El recorrido total del ascensor es de 2,80 metros, para la calle Ánade, de 3,10 metros, para la calle Estornino y de 3,30 metros, para el ascensor de la calle Oriol. La envolvente del hueco del ascensor y la cabina se han ejecutado con estructura y componentes de acero, aluminio y paramentos de vidrio. La instalación cuenta con sistema de videovigilancia y telegestión.
  • Obra civil accesoria necesaria para el tratamiento y reposición de elementos tectónicos, equipamientos o servicios afectados, tanto en el espacio público como en edificios colindantes, tales como muros de contención, pavimentos, paramentos verticales, mobiliario urbano, ajardinamiento, alumbrado, canalización de cableados, cerrajería en protección de huecos, etc.

Las obras de ejecución de los elevadores han sido realizadas por la empresa constructora D-TODO INGENIERÍA Y DESARROLLO S.L. en virtud del contrato de obras adjudicado en su día.

El presupuesto de licitación era de 572.597,62 (IVA incluido) y se adjudicó en la cantidad de 400.417,52 euros, lo que, a falta de realizar la liquidación económica de la obra, supone una baja de un 30%.

La ejecución de las obras ha durado 6 meses, incluyendo el proceso de registro y protocolo de pruebas y puesta en marcha y en la actualidad se encuentran concluidas y en orden de servicio.