Los criterios que se contemplan en las 55 actuaciones que realizará próximamente el Ayuntamiento de Valladolid afectan a distintos ámbitos de la movilidad, siempre con la sostenibilidad como prioridad.

En cuanto a la movilidad peatonal se van a abordar nuevas zonas estanciales, la peatonalización de varias calles y plazas, el ensanche de aceras, las adaptaciones buscando una mejor accesibilidad y la reparación de pavimentaciones dañadas por las raíces de los árboles. También se va a incidir en la mejora de la movilidad ciclista con la creación de nuevos tramos de carriles bici segregados en calzada o en plataforma contigua a la acera y con conexiones entre itinerarios ya existentes. Asimismo, se tiene en cuenta la mejora del transporte público, con la creación de nuevos carriles buses y de nuevas plataformas en las paradas de autobuses y con la reubicación de marquesinas para favorecer la accesibilidad.  Y se reordenarán algunos aparcamientos. Así lo ha explicado el alcalde, Óscar Puente, en la rueda de prensa que ha ofrecido conjuntamente con el concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez.

La Concejalía de Movilidad y Espacio Urbano del Ayuntamiento de Valladolid, a través del Servicio de Espacio Público e Infraestructuras, acometerá durante el presente ejercicio, al igual que en años anteriores, un número muy importante de actuaciones de conservación, reparación mayoritaria, reforma y reurbanización total o parcial a lo largo de todo el viario público municipal, mediante el Lote 1 del Contrato de Conservación de las Vías Públicas de Valladolid.

El volumen total de la inversión a realizar es muy importante, alcanzando en el presente ejercicio la cantidad de 6.681.023,80 euros. Este importe puede desglosarse del siguiente modo: 3.000.000,00 € corresponden al presupuesto ordinario que el citado Área dedica anualmente a las actuaciones de conservación viaria, excluidas las dirigidas específicamente a la renovación de aglomerados (que tienen un presupuesto independiente de 1.600.000,00 euros con cargo al Lote 2 del Contrato); 2.281.023,80 euros corresponden a un gran conjunto de intervenciones aprobadas con la participación ciudadana en las últimas convocatorias de los presupuestos participativos (si bien fue preciso suprimir la convocatoria de 2020, existían compromisos adquiridos en su mayoría de la anterior, que encajan perfectamente en el ámbito de este contrato); y 1.400.000,00 euros corresponden a la inversión complementaria que realiza la sociedad municipal Aquavall para acometer renovaciones, ampliaciones o reformas de las redes de abastecimiento y saneamiento en aquellas vías públicas en las que se realicen las intervenciones anteriores y que se ejecutan simultáneamente con el mismo contrato, para una mayor eficacia, menores afecciones totales al tráfico peatonal y rodado y mejor economía de medios.

La tipología de las actuaciones programadas es muy variada, si bien tienen lógicamente un claro predominio las reformas y reurbanizaciones de un gran número de calles y plazas, con intervenciones de mayor o menor profundidad en función de las necesidades de renovación de las redes subterráneas ya indicadas (abastecimiento de agua potable y saneamiento) a las que en un buen número de casos se suman las redes de alumbrado y/o semafórica, incluyéndose asimismo de forma mayoritaria la construcción de canalizaciones vacías en previsión de futuros usos.

Se invita, y en muchos casos se consigue, la participación de operadoras privadas o compañías distribuidoras de servicios para que realicen las modificaciones/ampliaciones que precisen en sus respectivas redes y en particular para la eliminación de todo tipo de tendidos aéreos y postes en las aceras, que por desgracia aún existen en ciertas calles de los barrios más periféricos, aunque la mejora en este sentido está siendo importante en los últimos años.

En cuanto a los criterios de urbanización, el abanico es amplio, pero se puede resumir en: mejoras en la movilidad peatonal (nuevas zonas estanciales, peatonalizaciones de calles y plazas, ensanche de aceras, adaptaciones de mejora de la accesibilidad, reparación de pavimentaciones dañadas por las raíces de los árboles, etc.); mejoras de la movilidad ciclista (nuevos tramos de carriles bici segregados en calzada o en plataforma contigua a la acera, conexiones entre itinerarios ya existentes, etc.); mejoras en la accesibilidad al transporte público (nuevas plataformas en las paradas de autobús, con reubicación de marquesinas, mejoras en carriles bus, etc.); reordenaciones en los aparcamientos y reservas (eliminación en zonas peatonalizadas con reubicación en zonas próximas, nuevos espacios de aparcamiento, ampliación de otros, zonas específicas para residentes, etc.); y mejoras en la accesibilidad rodada y seguridad vial (renovación de firmes agotados, mejoras de trazado, completar itinerarios en vías sin pavimentación previa, adaptaciones para reducción de velocidad, etc.).

En cuanto a los criterios de programación temporal, que puede verse en el cronograma adjunto, se han considerado como en anteriores ejercicios los siguientes:

Durante los primeros meses del año (invierno) se completan en primer lugar las obras ya iniciadas a finales del ejercicio anterior, a las que se suman aquellas que requieren las mayores afecciones al arbolado (corte de raíces, podas drásticas, trasplantes, sustituciones) por tratarse de la época climatológicamente más adecuada para estas labores.

Abarcando los meses de primavera y verano se acometen las intervenciones que requieren mayores movimientos de tierras, zanjas profundas, etc., las que afectan a zonas más céntricas o más congestionadas en algunos barrios (por el menor impacto comercial, menor tráfico, mayor aprovechamiento de la climatología favorable…). Caso particular son las actuaciones en los entornos de centros educativos que, como es lógico, se centran en lo posible en verano.

Finalmente, en otoño, además de completar alguna de las anteriores, se realizarán las intervenciones en distintos barrios (algunas muy periféricas) que no presentan, en principio, condicionantes especiales o singular urgencia, normalmente de nuevo sin grandes movimientos de tierras. Lógicamente, siempre aparecerán algunas necesidades urgentes que pueden obligar a trastocar estos criterios.

Y en cuanto a la programación o distribución espacial, cabe indicar en primer lugar que se abarca ampliamente toda la ciudad, con más de cincuenta actuaciones en vías públicas de todas las zonas y barrios de Valladolid, como se observa en el cronograma antes citado.

Por señalar algunas de las más significativas, en la Zona Norte se incluyen obras en: Avenida Santander, calles Amor de Dios y Nuestra Señora, calle Mirabel, plaza en Cardenal Torquemada, plaza en Conde Arteche, calle Huertas o calles Calveras y Santa Cipriana.

En la Zona Este se incluyen actuaciones en: calle Pingüino, calle Geranio, calle Hermanitas de la Cruz, calle Padre Benito Menni, finalización calles Fasa y Embajadores, conexiones de carriles bici en Paseo Juan Carlos I y en calles Cometa – Andrómeda.

En la Zona Sur se incluyen: carril bici en Paseo Zorrilla, plaza y calle Falla, calles Resina, Fuentes y Manojos, calle Ortega y Gasset, plaza y calle Corta, plaza en calle Bretón – Velázquez, y calle Juan Sebastián Elcano. En la Zona Oeste se intervendrá en la calle Fuente El Sol, Paseo Obregón, calle Neptuno, Mercurio, Camino Contiendas, plaza en calle Hogar, calle Mariano García Abril, calle Padre Llanos, peatonales M. de los Cobos – Doctor Villacián – pasarela y Avenida Salamanca.

Por último, en la Zona Centro (en sentido amplio) se prevén actuaciones en: peatonalización de la zona Pasión -Pza. Sta. Ana -tramo de San Lorenzo -María de Molina – tramo de Veinte de Febrero, calle Leopoldo Cano (incluye peatonalización tramo), calle García Valladolid, Vadillos – Casasola, plaza Trinidad y plaza San Andrés.

Cabe recordar que el año pasado se acometió la peatonalización de la primera fase del centro de la ciudad y lo planificado en este ejercicio corresponde a la segunda fase como ya se ha venido anunciando y trabajando desde hace mucho tiempo, cuyos trabajos comenzarán una vez pasada la Semana Santa.

En el cronograma que se adjunta pueden verse la totalidad de las intervenciones programadas, separadas en dos bloques según que la inversión proceda de la partida de conservación ordinaria o de presupuestos participativos (en ambos casos con las correspondientes participaciones de la partida de Aquavall), incluyéndose en cada caso tanto la duración estimada de los trabajos como su distribución a lo largo del presente ejercicio 2021.

Puede comprobarse que siempre existirán entre siete y diez actuaciones en curso simultáneamente, y procede insistir, una vez más, que se trata de estimaciones, que estarán siempre condicionadas por la aparición de cualquier imprevisto o emergencia, así como sometidas a las inclemencias meteorológicas o eventos de importancia que pudieran surgir.

Además, a estas previsiones de obras en la ciudad hay que añadir en torno a veinte actuaciones contempladas en el Presupuesto Municipal 2021 que cuentan con proyecto y que irán saliendo a licitación a lo largo de las próximas semanas y meses. Por poner algunos ejemplos, la reurbanización de la calle Nueva del Carmen y calle Codo que acaba de aprobarse su licitación de la obra en Junta de Gobierno o las intervenciones en varias plazas de la ciudad como son plaza de las Nieves, plaza Alberto Fernández, plaza de la Danza, plaza del mercado El Campillo y plaza Lola Herrera, cuyas licitaciones se encuentran actualmente en periodo de presentación de ofertas.

Con todo ello, más de 75 actuaciones en total se realizarán durante este ejercicio en la ciudad de Valladolid, tanto en el centro de la ciudad como en los barrios, que mejorarán la calidad de vida de las personas, poniendo a los peatones nuevamente en la prioridad de las políticas públicas y potenciando a su vez la movilidad ciclista y en transporte público.

Contenido relacionado:

Consulta aquí el cronograma de todas las actuaciones