«Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel. La gente aprende a odiar. También se le puede enseñar a amar. El amor llega más naturalmente al corazón humano que lo contrario». Con esta reflexión de Nelson Mandela el alcalde de Valladolid ha defendido una actitud activa frente a la xenofobia y el racismo en el Día Internacional dedicado a combatir esta lacra que aún pervive en algunos ámbitos de la sociedad.

El Ayuntamiento de Valladolid ha celebrado el acto institucional en el Salón de Recepciones con la presencia de la presencia de la concejala de Convivencia y Mediación Comunitaria, Carmen Jiménez; miembros del Equipo de Gobierno y representantes de los grupos municipales de la Corporación.

En 2016, el Ayuntamiento de Valladolid celebró por vez primera el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, establecido por Naciones Unidas el 21 de marzo 1966 en recuerdo de lo acontecido en 1960 en Shapeville, Sudáfrica, cuando la policía disparó contra una multitud que se manifestaba pacíficamente contra el apartheid matando a 69 personas.

La programación de este año es muy diversa:

  • Ø Iluminación de la Casa Consistorial y de la Cúpula del Milenio en color naranja los días 20 y 21 de marzo
  • Ø Colocación de una pancarta, en el balcón de la Casa Consistorial, con el lema «Valladolid, por la diversidad»
  • Ø Formación en Centros Educativos contra los Delitos de Odio, organizado por el Ayuntamiento de Valladolid
  • Ø Curso de igualdad de trato y no discriminación, dirigida al personal municipal y personal técnico y voluntario de las entidades sociales.
  • Ø Taller de teatro social contra la islamofobia (25 de marzo de 9.30 a 13.30 h. centro Santiago López) Actividad realizada por la Fundación Red Íncola, dirigida a profesionales y personas voluntarias vinculadas a la acción social.
  • Ø Presentación del informa «Discriminación y Comunidad Gitana 2020» (22 de marzo de 10 a 12 h. online).Actividad realizada por la Fundación Secretariado Gitano
  • Ø Exposición «Junt@s contra la intolerancia» (del 19 al 21 de marzo, Espacio Joven Norte). Actividad realizada por Movimiento contra la Intolerancia
  • Ø Curso de formación a voluntariado en materia de Discriminación Racial o Étnica (16 de marzo, de 16.30 a 18.30 h. online). Actuación desarrollada por el servicio de Asistencia y Orientación a Víctimas de Discriminación Racial o Étnico.

Asimismo, se expresa el reconocimiento del Ayuntamiento de Valladolid a la labor del Consejo para la Eliminación Racial y Étnica, representado en nuestra ciudad por las entidades ACCEM, CEPAIN, Cruz Roja, Fundación del Secretariado Gitano, Movimiento contra la Intolerancia y Procomar Valladolid Acoge.

En su intervención el alcalde ha reconocido grandes avances, entre los que resaltan el desmantelamiento del sistema del apartheid en Sudáfrica, la supresión de leyes y prácticas racistas en muchos países y el posicionamiento de buena parte de la sociedad frente a las muestras de intolerancia.

«Pero aún queda un largo trecho que recorrer en este afán, hasta el punto de que estamos asistiendo en todo el mundo a una inquietante oleada de xenofobia y racismo, lo que pone en entredicho el funcionamiento democrático de la sociedad, porque tal y como advierte Naciones Unidas en su Plan de Acción para la Lucha contra el Discurso de Odio, las soflamas que alientan comportamientos racistas «constituyen una amenaza para los valores democráticos, la estabilidad social y la paz».

La discriminación se basa en tratar, y en hacer sentir, como inferior a un grupo social. Para ello, se construye una imagen negativa de ese grupo a base de estereotipos que buscan humillar a quienes forman parte de ese colectivo, ya sea por razón de nacimiento, origen étnico, religión, convicción u opinión, edad, discapacidad, orientación e identidad sexual o expresión de género, enfermedad, situación socioeconómica o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Quien adopta esas actitudes discriminatorias lo hace desde una supuesta superioridad que oscila desde la simple indiferencia ante los problemas que se plantean a las personas del grupo marginado, a la acción activa que expresa rechazo a esas personas, cuando no conduce a la comisión de delitos de odio contra ellas.

«Por eso, – ha advertido el alcalde- no debemos banalizar al racismo, que puede llegar a ser en su expresión más extrema, tal y como advierte la investigadora de la cultura gitana Henar Corbí, esa plaga que precede a todos aquellos dolorosos acontecimientos en los que se ha negado el derecho a la vida, a quienes a lo largo de la historia han sido estigmatizados como seres inferiores en base a referencias de orden racial«.

Tal y como advierte el Observatorio Español de Racismo y la Xenofobia, organismo dependiente del Gobierno de España, el discurso de odio está aumentando de forma significativa en los últimos tiempos, y lo hace especialmente a través de la utilización de las redes sociales, donde parece haber encontrado un nicho propicio dado el anonimato y la sensación de impunidad con el que se puede operar en las mismas. Ese Observatorio, señala que, en los dos primeros meses de este año, los ataques en redes sociales apuntan preferentemente hacia los inmigrantes en general, que reciben un 34,3% de esos agravios, mientras los dirigidos a la población musulmana suponen el 12,3% y a los menores extranjeros no acompañados el 11,8%. Llama la atención el considerable aumento de los mensajes antisemitas, que alcanzan un 10,8%, desbancando en ese triste ranking a los recibidos por otros objetivos más habituales, como son las poblaciones gitanas y magrebí, con un 6% cada una.

También cabe destacar que, según un informe elaborado por la ONG Rigths International Spain, desde el comienzo de la epidemia del COVID-19 han aumentado los bulos racistas y los mensajes de incitación al odio hacia personas de origen asiático.

«Esos discursos de inquina son promovidos y amplificados desde sectores políticos extremistas, que cuentan en ocasiones con el altavoz que les brinda su representación institucional, y que aprovechan los momentos de crisis socioeconómica y sanitaria como los que vivimos para difundir mensajes que alimentan el racismo y la xenofobia con el propósito de dividir y fragmentar a la sociedad».

En consecuencia, Óscar Puente ha defendido que «frente a las arengas que fomentan el odio y la exclusión hemos de contraponer el mensaje de la igualdad entre los seres humanos y hemos de hacer de la lucha contra la discriminación y en favor de sociedades incluyentes e integradoras que promuevan la convivencia una de nuestras principales insignias». El silencio no puede ser nuestra respuesta, porque tal y como afirma la canciller alemana Angela Merkel, «el racismo es un veneno; el odio es un veneno».

AYT03423-01

 

En nuestro país, donde la Constitución Española recoge el derecho a la igualdad y no discriminación en su artículo 14, se creó en 2003 el Consejo contra la Discriminación Racial y Étnica, que promueve la igualdad de trato y la no discriminación por origen étnico o racial. Asimismo, son destacables los avances acaecidos tras la reforma del Código Penal en 2015, por cuanto en la nueva redacción de su artículo 510 se otorga una mayor protección penal frente a conductas racistas, xenófobas, homófobas, etc., contemplándose el discurso de odio como una figura punible y, en consecuencia, constituyente de delito. Y cabe recordar que recientemente se ha registrado para su tramitación en el Congreso una Proposición de Ley Integral para la Igualdad de Trato y No Discriminación.

Sin embargo, aunque las instituciones promuevan la lucha contra la discriminación » las normas y las declaraciones institucionales, por sí solas, no va a revertir por completo ese panorama en el que aún campean, con más frecuencia de lo que quisiéramos, actitudes y comportamientos racistas y xenófobos. Eso solo ocurrirá cuando la gran mayoría de la sociedad plante cara a quienes promueven y practican los discursos de odio».

«En Valladolid, una ciudad plural y tolerante, los vecinos y vecinas asumen mayoritariamente que la diversidad es un valor que enriquece la convivencia, tal y como se contempla en el Plan de Convivencia Ciudadana Intercultural, que está vigente hasta 2023, cuyo objetivo principal pasa por fomentar la coexistencia pacífica en nuestro municipio, promoviendo el respeto hacia los grupos que puedan ser objeto de discriminación. Una intención que nos obliga a gestionar una compleja diversidad cultural en nuestra ciudad. Y lo hacemos convencidos de que un mayor conocimiento entre personas de distintas culturas ha de ser provechosa para Valladolid y para quienes en ella vivimos, independientemente del lugar del que procedamos».

Esa andadura viene jalonada, también, por la constitución del Observatorio Municipal de Derechos Humanos y con la adhesión de Valladolid a la Red de Ciudades Refugio y la Red de Ciudades por la Vida y contra la Pena de Muerte.

Entre las actividades destaca Semana Intercultural, que este año ha celebrado su décimo octava edición, en la que cobran protagonismo las asociaciones de personas inmigrantes, que nos dan a conocer su cultura y sus costumbres.