Estás en :>, Cultura y Turismo>La salud siempre es lo primero y por eso al Ayuntamiento esperará al 14 de agosto para adoptar una decisión sobre la celebración de las fiestas de la Virgen de San Lorenzo

La salud siempre es lo primero y por eso al Ayuntamiento esperará al 14 de agosto para adoptar una decisión sobre la celebración de las fiestas de la Virgen de San Lorenzo

El alcalde de Valladolid califica de “equivocado y extemporáneo” el anuncio de la Junta y critica la falta de diálogo. Óscar Puente subraya que la prioridad es la protección de la salud y cree que las decisiones deberán adaptarse a la evolución de la pandemia

«El Ayuntamiento de Valladolid no tiene ninguna intención de celebrar las fiestas porque sí; es decir, el Ayuntamiento de Valladolid tiene como primer elemento a la hora de tomar decisiones la salud de la ciudadanía». El alcalde, Óscar Puente, ha dejado clara esta prioridad al valorar las medidas anunciadas por la Junta de Castilla y León el pasado viernes. A partir de ese reconocimiento, el alcalde ha calificado de «equivocado y extemporáneo» el anuncio de la Junta de suspender todas las fiestas hasta final de año, sin atender a la evolución de la pandemia y a las circunstancias de los municipios.

En consecuencia, tras la reunión del Equipo de Gobierno Óscar Puente ha comunicado que el Ayuntamiento esperará al 14 de agosto para adoptar la decisión definitiva. Esta decisión está incluida también en los temas que aborda el Grupo de Trabajo integrado por el PSOE, PP, Cs, y VTLP, para la recuperación económica y social de la crisis del COVID-19.

Si las fiestas patronales fueran en julio, Óscar Puente tendría clara cuál es su posición: la suspensión. Y de hecho ha recordado que mañana se ha cancelado la Noche de San Juan sin necesidad de ninguna directriz de la Administración Autonómica. Pero la realidad es que la Feria y Fiestas de la Virgen de San Lorenzo está programada a partir del 4 de septiembre y a falta de más de dos meses para su inicio resulta incomprensible que se anuncie una sentencia sin supeditarla a la evolución de la enfermedad.

En la comparecencia ante los periodistas el alcalde ha recordado la repercusión económica de las fiestas de septiembre –cifrada en 6 millones de euros- y la dependencia que tienen los hosteleros de este evento, cuyos representantes en Valladolid han llegado a afirmar que «si se salvan las fiestas se salva puede salvar el año».

Asimismo, según Óscar Puente resulta incomprensible que la Junta anule con carácter general todas las fiestas de la Comunidad Autónoma hasta final de año, sin valorar las circunstancias. Y por eso el alcalde de Valladolid advierte que si las condiciones sanitarias de septiembre impiden celebrar las fiestas de la Virgen de San Lorenzo, estaría contento de que mejoraran las circunstancias en León y se permitieran las de San Froilán, previstas el siguiente mes: «Nosotros encantados de que si nosotros no podemos celebrar las fiestas en septiembre los leoneses puedan hacerlo en octubre. Valladolid apoyará San Froilán».

La falta de diálogo de la Junta de Castilla y León ha sido otra de las críticas del alcalde vallisoletano porque esta «recomendación» se lanza sin haber conversado con los principales Ayuntamientos de la región, como Valladolid y León. También ha recordado que la última reunión con la Junta fue el 20 de mayo, hace más de un mes, cuando se celebró el Consejo de Alcaldes y Presidentes de la Diputación.

La «incoherencia» de la Junta en las medidas también fue subrayada por el alcalde porque, por ejemplo, se puede autorizar una corrida de toros en la plaza del Paseo de Zorrilla y, sin embargo, no se permite un concierto. La regulación de la Junta de Castilla y León contempla esa posibilidad con la condición de que no se supere el 75% del aforo: es decir, se podrían ocupar 8.000 asientos de los 10.600 del coso: «A la plaza de toros se podría ir a ver a Morante, pero no a Alejandro Sanz o a los Celtas Cortos», según ha afirmado en Óscar Puente para poner en evidencia el sinsentido de la normativa.

La asesoría jurídica del Ayuntamiento de Valladolid realizará un estudio sobre esta regulación de la Junta, aunque el alcalde interpreta que la Administración regional ha optado por la «recomendación» en lugar de la prohibición porque «prohibir cuesta dinero», en referencia expresa a la responsabilidad patrimonial por la cancelación de los conciertos, 10 en la capital del Pisuerga.

«Trabajamos para que esta ciudad funcione y viva», ha apostillado el alcalde al precisar que la Concejalía de Cultura y Turismo está trabajando en varios escenarios para la celebración de las fiestas, en función de la evolución del coronavirus: «La vida hay que celebrarla siempre». La búsqueda de alternativas y los mecanismos de protección, como el uso de mascarillas, forma parte también de las soluciones que planteará el Consistorio. Además, ha insistido en que «estamos en un contexto internacional, no local ni autonómico» y, por tanto, hay que considerar los desplazamientos de los ciudadanos en todo el mundo.

En la rueda de prensa la concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, ha expresado su agradecimiento a los grupos municipales que integran el Grupo de Trabajo, especialmente al Partido Popular y Ciudadanos, al tiempo que ha reiterado la importancia que tienen las fiestas para dinamizar el tejido económico y cultural de Valladolid.

 

2020-06-22T18:39:50+00:0022/06/2020|Alcalde, Cultura y Turismo|

Deja tu comentario